Comunicado del Primero de Mayo de 2016 Día Internacional del Trabajo de la HOAC y la JOC

29 abril de 2016

«Juan, tras 20 años en la misma empresa, se encuentra en el paro con 48 años y pronto dejará de percibir la prestación. Eloísa, su mujer, ha conseguido ir a limpiar por horas sueltas, sin contrato, a la vez que atiende a su madre enferma. David, el hijo mayor, ha dejado la universidad al recortarle la beca. Ana, la segunda hija, está pendiente del móvil por si la llaman para cubrir alguna baja. Y Tamara, la tercera hija, estudia 3º ESO y falta bastante a clase para cuidar de su sobrina de 2 años»

 

Como Juan, Eloísa, David, Ana… hay en nuestro país 4.094.770 personas paradas, y 1.556.600 familias tienen a todos sus miembros en paro. Además:

■ El 12,6% de los trabajadores en España son pobres (su salario no les permite salir de la pobreza).

608 trabajadores fallecieron en 2015 víctimas de accidentes laborales, dos muertes al día.

■ Si miramos al mundo, 21 millones de personas son víctimas de trabajo forzoso (según la OIT).

■ La desigualdad sigue creciendo. El 1% más rico de la población mundial posee más riqueza que el otro 99%. En España, las 20 personas más ricas disponen de tanto dinero como los 14 millones de personas más pobres.

De nuevo este 1º de mayo, Día Internacional del Trabajo, la HOAC y la JOC, movimientos de Acción Católica especializada en el mundo obrero y del trabajo, no permanecemos indiferentes y denunciamos esta situación inadmisible.

El trabajo ha pasado de ser un bien para la vida a ser un instrumento para la producción, con mayor crudeza en estos últimos años. El trabajo se ha degradado de tal manera que es difícil reconocerlo. Muchos trabajadores y trabajadoras están sufriendo una gran precariedad. Muchos de ellos no pueden optar al tipo de trabajo para el que se han formado ni participar en la decisión de sus condiciones laborales, el horario, el sueldo, la duración del contrato, el tipo de jornada, etc. Esta precarización del trabajo que estamos padeciendo supone también la degradación de la empresa y de la economía, por lo que estamos llamados a repensar el sentido y la función que realmente deben tener para que sirvan al bien común.

Ante la situación de insolidaridad estructural que se vive en todo el mundo respecto a los trabajadores y trabajadoras, y más si cabe respecto a jóvenes que quieren y no pueden trabajar, la persona debe ser y estar en el centro de la actividad económica, de la política, de las relaciones laborales, del trabajo.

Es necesario repensar el sentido del trabajo, la economía y la empresa, devaluado en nuestra sociedad. Para ello tenemos que exigir a los políticos, gobernantes y poderes económicos unos derechos que son básicos y fundamentales y que deben promoverse siempre, y que a menudo no son respetados:

■ El derecho a prestaciones sociales, y al descanso.■ El derecho a un ambiente de trabajo saludable que no atente contra la integridad física ni psíquica, y que permita el desarrollo de la propia personalidad en el trabajo.

■ El derecho de reunión y de asociación, a la negociación colectiva y a la huelga, y a la participación en la organización del trabajo.

Afirmamos que el trabajo es esencial para la vida de las personas porque ayuda a construir nuestra humanidad. A través de él potenciamos, desarrollamos y expandimos nuestras capacidades y cualidades, y podemos aportar lo mejor de nosotros para la construcción de la sociedad en la que vivimos. El trabajo está «en función del hombre» y no el hombre «en función del trabajo» (Juan Pablo II, Laborem exercens 6).

Ante esto, nos sentimos llamados y llamadas, e invitamos a toda la sociedad a:

Romper la actual lógica de pensar y organizar el trabajo, poniendo en el centro a la persona y no la economía y los intereses de unos pocos.

Plantear el sentido y el valor del trabajo más allá del empleo: distribuir de manera justa y digna el empleo y reconocer socialmente todos los trabajos de cuidados necesarios para la vida humana.

■ Establecer unos ingresos mínimos suficientes para cubrir las necesidades básicas de todas las personas y familias por el hecho de serlo.

■ Articular de forma humanizadora el trabajo y el descanso.

■ Luchar por condiciones dignas de empleo: sin la lucha por la afirmación de los derechos de las personas en el empleo no es posible humanizar el trabajo.

■ Denunciar que actualmente el capital no tiene fronteras (especialmente con el TTIP), mientras que las personas sí las tenemos, lo cual crea una mayor injusticia social.

■ Repensar el modelo económico y productivo, para que sea respetuoso con la vida y que permita la de generaciones futuras.

Como creyentes en Jesús de Nazaret, quienes integramos la JOC y la HOAC animamos a todas las personas a denunciar las situaciones injustas que se padecen en el mundo obrero y del trabajo, y a promover el derecho a tener un trabajo decente que no niegue la dignidad de los trabajadores y trabajadoras, ya que el trabajo es para la vida.

Os invitamos a celebrar este 1º de mayo, participando en los actos que se convoquen para denunciar esta forma de entender el trabajo, y defendiendo que éste sea un bien de la persona y de la sociedad al servicio de la vida.

HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica)

 JOC (Juventud Obrera Cristiana).

Compartir:

OTRAS NOTICIAS

Pastoral Obrera
La iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente denuncia el alto desempleo

La iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente denuncia el alto desempleo

ITD se suma en Jaén, por octavo año consecutivo, a la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, que se celebrará el próximo 7 de octubre con un gesto público y una vigilia .
La HOAC actualiza la experiencia de los equipos de dolor

La HOAC actualiza la experiencia de los equipos de dolor

Los equipos de dolor fueron una experiencia creyente, orante, gozosa, vital y esperanzada, expresión de las convicciones y mística que ha sostenido la vida de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) y una experiencia de comunión y fraternidad, estando muy presente en la vida de la HOAC desde el inicio la relación con los obreros enfermos […]
Hasta mañana en el altar, Don Antonio

Hasta mañana en el altar, Don Antonio

Militantes de la HOAC y el Delegado de Pastoral Obrera despidieron en la catedral con un “hasta pronto” al obispo amigo, Don Antonio Ceballos, en una celebración de la Eucaristía muy emotiva y con palabras conmovedoras por parte de nuestro obispo, Don Sebastián Chico. Monseñor Ceballos Atienza, obispo durante 5 años en Ciudad Rodrigo, 18 […]
Reflexión De La HOAC De Andalucía Ante Las Elecciones Del #19J Al Parlamento

Reflexión De La HOAC De Andalucía Ante Las Elecciones Del #19J Al Parlamento

Hermandad Obrera de Acción Católica de Andalucía. El día 19 de junio, la ciudadanía andaluza está llamada a elegir a sus representantes en el Parlamento de Andalucía, del que saldrá el futuro gobierno de la Junta de Andalucía. Ante esta convocatoria electoral, queremos compartir la reflexión que como movimiento católico encarnado en el Mundo Obrero […]
© 2022 Diócesis de Jaén
Accesibilidad