Comunicado de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) con motivo de la Jornada Mundial por la Salud y la Seguridad en el Trabajo del 28 de abril

27 abril de 2022

 

¡No más muertes en el trabajo!

El 28 de abril es la Jornada Mundial por la Salud y la Seguridad en el Trabajo, en reivindicación de la seguridad y salud de los trabajadores y trabajadoras como un derecho humano fundamental. Lamentablemente es una Jornada que pasa casi desapercibida, igual que ocurre con la terrible realidad que denuncia.

Hemos normalizado y vivimos con una enorme indiferencia social lo que es uno de los mayores atentados contra la vida de las personas en nuestro mundo: las malas condiciones de trabajo matan a millones de trabajadoras y trabajadores en accidentes y enfermedades laborales. La HOAC, movimiento de trabajadores y trabajadoras cristianos, agradecemos la nota En defensa de la vida y el trabajo digno, de la Pastoral del Trabajo de la Conferencia Episcopal Española, y queremos llamar la atención sobre esta dramática y terrible realidad.

Los datos son más que elocuentes: cada año mueren en el mundo por accidentes y enfermedades laborales dos millones de personas, una cada diez segundos. Muchas más sufren lesiones graves o enfermedades que dañan profundamente su vida y la de sus familias. En España, en 2021, se produjeron un millón de accidentes laborales, 4.572 de ellos graves, y murieron 705 trabajadores y trabajadoras solo por accidentes laborales, de media dos muertes cada día. No son cifras, son personas y familias a las que las malas condiciones de trabajo han destrozado la vida, les han robado la vida. Muchas más se ven afectadas por enfermedades laborales que también condicionan toda su vida.

Sin medias tintas hay que decir que este es un escándalo intolerable, que no se trata de una fatalidad, de algo inevitable. La inmensa mayoría de esos accidentes y enfermedades, de esas muertes, son perfectamente evitables. No se producirían si se cuidara la vida de las personas en el trabajo, si las condiciones de trabajo fueran dignas, si se tomaran todas las medidas debidas de prevención, si se asumiera de verdad la responsabilidad de proteger lo que es más importante, la salud y la vida de las personas.

Las condiciones precarias de trabajo, los ritmos de trabajo insoportables, las largas jornadas de trabajo, la falta de aplicación de las medidas de prevención adecuadas, la falta de la suficiente formación en seguridad…, en definitiva, la falta de condiciones dignas de trabajo, son causas de los accidentes y enfermedades laborales. Pero en el fondo está el sometimiento del trabajo a la lógica de la rentabilidad, a la obtención de los mayores beneficios posibles a costa de las personas trabajadoras, incluso a costa de su salud, de su vida.

Hemos de acabar con esta situación. Para ello es esencial avanzar en condiciones dignas de trabajo para todas las personas. Todos los avances en mejorar las condiciones laborales y en la aplicación de todas las medidas de prevención son fundamentales y necesitamos seguir avanzando en esa dirección. En ello tienen una grave responsabilidad las empresas (primeras responsables de la seguridad y salud en el trabajo) y los gobiernos (responsables de regular condiciones dignas de trabajo y de que se cumpla estrictamente la legislación en salud y seguridad laboral). Algunos avances se han dado en ese sentido, pero aún nos queda mucho camino por recorrer.

Pero también, tenemos una gran responsabilidad el conjunto de la sociedad. Sobre todo en no normalizar esta situación, en no ser indiferentes ante tanta muerte, lesiones, enfermedades evitables. Responsables de ser mucho más exigentes en la protección de la salud y seguridad en el trabajo. La labor que realizan en ese sentido los sindicatos y diversas organizaciones de familiares de víctimas de accidentes y enfermedades laborales, es muy importante y merece todo el reconocimiento y apoyo social. El papel del diálogo social entre empresarios, sindicatos y gobiernos es también fundamental y requiere un nuevo impulso para abordar decididamente este grave problema social.

Como sociedad necesitamos crecer mucho en asumir como propia la defensa de la vida en el trabajo. El trabajo es para la vida y, por ello, las condiciones laborales dignas y las medidas de prevención en los lugares de trabajo son una exigencia ética ineludible y una prioridad absoluta, por encima de cualquier rentabilidad.

Como señala el papa Francisco, el cuidado es esencial para que el trabajo sea digno, comenzando en primer lugar por cuidar a las personas trabajadoras. ¡No más muertes en el trabajo!, es un compromiso social ineludible.

 

Comisión Permanente de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC)

Compartir:

OTRAS NOTICIAS

Pastoral Obrera
La HOAC y la Pastoral del Trabajo recuerdan a los obreros fallecidos en accidente laboral en el Día de los Difuntos

La HOAC y la Pastoral del Trabajo recuerdan a los obreros fallecidos en accidente laboral en el Día de los Difuntos

La HOAC y la Delegación Episcopal para la Pastoral del Trabajo de la Diócesis de Jaén recuerdan a los obreros fallecidos en accidente laboral en el Día de los Difuntos.
La HOAC Jaén celebra su asamblea de inicio de curso

La HOAC Jaén celebra su asamblea de inicio de curso

Los militantes de la HOAC Jaén han celebrado la asamblea de inicio de curso este fin de semana en la parroquia de San Juan Bosco para actualizar el Plan de Actividades del curso 2022-23.
El Obispo de Jaén recibe a la Pastoral del Trabajo y a la HOAC en la Jornada del Trabajo Decente

El Obispo de Jaén recibe a la Pastoral del Trabajo y a la HOAC en la Jornada del Trabajo Decente

El 7 de octubre, Jornada Mundial del Trabajo Decente, el Obispo de Jaén recibía en audiencia a la Pastoral Obrera y a los miembros de la HOAC. Conoció las líneas de trabajo que esta realidad de nuestra Iglesia plantea para este curso.
La Iglesia de Jaén se moviliza para reivindicar trabajo decente y condiciones laborales dignas

La Iglesia de Jaén se moviliza para reivindicar trabajo decente y condiciones laborales dignas

Medio centenar de personas participa en el acto central de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, consistente en una caminata reivindicativa y en una vigilia de oración.
© 2022 Diócesis de Jaén
Accesibilidad