Nazaret, el Obispo bendice el nuevo Centro pastoral  de Mengíbar

La comunidad parroquial de Mengíbar vivió un día de gran gozo, con la bendición e inauguración del Centro Pastoral Nazaret de la Parroquia de La Inmaculada.

El Obispo de Jaén bendijo e inauguró este precioso edificio que se convertirá en el epicentro de la vida pastoral de la Parroquia. El acto comenzó sobre las siete de la tarde. Junto a los cientos de fieles que abarrotaban el templo, también quisieron participar el alcalde y miembros de la Corporación municipal, así como algunos sacerdotes, entre ellos, Monseñor D. Fernando Chica, Observador permanente de la Santa Sede ante la FAO; el párroco de la vecina San Pedro, D. Antonio Lara; el nuevo párroco, D. Miguel Ángel Solas y otros sacerdotes del Arciprestazgo Bailén-Mengíbar.

El párroco, D. Raúl Contreras Moreno, en uno de sus últimos actos al frente de la Parroquia de La Inmaculada, dio la bienvenida a los asistentes y agradeció a todos su presencia. Comenzó su presentación haciendo un recorrido por la historia de esta Parroquia de La Inmaculada, que nació en 1985 y recordó cómo surgió la idea de crear un centro pastoral: “Cuando la familia crece hay que ampliar la casa. Ese fue el sueño que surgió en el corazón del que entonces era párroco de esta comunidad, D. José Antonio Sánchez Ortiz, en el año 2010, el contexto de la celebración del 25 aniversario de la erección canónica de esta parroquia. Gracias querido José Antonio por invitar a esta comunidad a soñar con este día, gracias porque sólo tú sabes los trabajos y desvelos que te supuso adquirir aquel solar y levantar la estructura de este edificio. Que el Señor premie todos tus esfuerzos”.

Después explicó el porqué se había elegido Nazaret como nombre de este centro: “El Consejo de Pastoral Parroquial decidió bautizar esta casa con el nombre de «Nazaret»”, explicó D. Raúl. Para después concretar, “La relación de Nazaret con la Inmaculada Virgen María, es bien sabida. Nazaret es el lugar donde habitó el Hijo de Dios casi treinta años de su vida, el lugar donde creció en sabiduría y en gracia ante Dios y los hombres, el lugar donde se abrió a la experiencia de Dios y donde lo descubrió en sus calles, en sus gentes, en la vida anónima de una pequeña aldea. Bautizar este centro con el nombre de Nazaret es toda una declaración de intenciones:¿Qué es lo que deseamos que ocurra cada vez que toda esta malgama de gente cruce el umbral de este centro parroquial? Lo que para Jesús fue la humilde casa de la Sagrada Familia en Nazaret queremos que este centro lo sea hoy para nosotros.”

En este sentido, el párroco explicó que “Nazaret es el «hogar de familia»; Nazaret fue para Jesús una escuela de santidad, Nazaret fue finalmente para Jesús un «motor de evangelización»” y partiendo de esos tres ejes se ha levantado el Centro pastoral. “Somos una comunidad viva, una familia, que con ilusión quiere vivir el mandato misionero del Señor de anunciar la alegría del evangelio. No podíamos inaugurar este centro pastoral en una fecha más propicia: en este Año 2019 dedicado a la Misión”, concluyó D. Raúl Contreras su intervención.

Después de los agradecimientos a todos los que han hecho posible que Nazaret sea ya una realidad, tomó la palabra el arquitecto, Miguel Barranco que explicó el diseño técnico de la Obra. Del mismo modo, la Secretaría del Consejo Parroquial, Isabel Martínez y la Coordinadora de Catequesis, Toñi Sánchez Hernández agradecieron la generosidad anónima de muchos mengibareños que con su donativo, su participación en tómbolas, rifas, barras… han colaborado para levantar este Centro. Un edificio que mejorará sustancialmente la vida de la Parroquia y que servirá para “hacer realidad el mandato de Jesús, «Id al mundo entero y proclamad el Evangelio»“.

Antes de concluir el acto de presentación con la oración del Te Deum, el Obispo de Jaén, Don Amadeo Rodríguez Magro, tomó la palabra para comenzar diciendo que las comunidades cristianas  de Mengíbar San Pedro y La Inmaculada “eran las de una comunidad con corazón y con costra cristiana, con un clima de fe y un clima especial”. En este sentido, el Obispo afirmó que “la vida de una parroquia no se improvisa, sino que se va haciendo poco a poco y día a día y se tiene que hacer entre todos. Y hay que hacerlo encontrándonos diariamente con Jesucristo, formándonos como cristianos, encontrando nuestra misión. Ya que una Parroquia es muchas cosas, un espacio de santidad, de evangelización… una escuela permanente de vida cristiana”.

Después se trasladaron hasta la puerta del Centro Pastoral Nazaret para bendecirlo, con la lectura de un pasaje del Evangelio, unas preces y la aspersión de agua bendita. A continuación, el Obispo, acompañado de los sacerdotes, de las autoridades y de los responsables técnicos de la obra, recorrieron las cuatro plantas que componen este edificio: Salón de Usos Múltiples; salas para las reuniones y catequesis, incluso un oratorio para la oración y el encuentro con el Señor. Cada una de las salas tienen nombre de santos y beatos de la Diócesis de Jaén.

 

Galería fotográfica: “Inauguración Centro Pastoral Nazaret de Mengibar”

Compartir: