Las Cáritas del Arciprestazgo de Baeza reflexionan sobre la exclusión a la luz del Informe FOESSA

Más de medio centenar de personas voluntarias de las Cáritas parroquiales del Arciprestazgo de Baeza se han reunido en la Casa Diocesana de Espiritualidad “San Juan de Ávila” en La Yedra, en el municipio baezano. En concreto, procedentes de Canena, Rus, Torreblascopedro, Begíjar y Baeza. Tras una oración conjunta, introdujo la jornada el sacerdote D. Domingo Pérez, consiliario arciprestal de Cáritas en Baeza. La primera intervención corrió a cargo del director de Cáritas Diocesana de Jaén, Rafael López-Sidro, quien abordó los retos de Cáritas hoy en Andalucía, apoyándose en el reciente Informe sobre Exclusión y Desarrollo Social en Andalucía, realizado por la Fundación FOESSA. Ha puesto el acento en los riesgos relacionados con la desigualdad, con los cambios demográficos y cuidados, y con la participación política. “Hay un riesgo gravísimo de que los cuidados se hagan insostenibles”, ha aseverado. También ha hecho hincapié en las consecuencias de esos riesgos sociales: 1,5 millones de personas en Andalucía están en riesgo de exclusión social y de ellas 760.000 están en exclusión social severa.

En cuanto a las características de los hogares en exclusión social en Andalucía, más de la mitad están formados por entre 2 y 4 personas; el 33,5% está en situación de pobreza severa y el 39,6% no son pobres; los ingresos del 33,3% corresponden solo al trabajo; carecen de menores en un 56,3%; el 82,4% son familias no monoparentales; el 41% vive en ciudades de más de 100.000 habitantes y el 82,2% reside en barrios en buenas condiciones. Con respecto a las principales características de la persona sustentadora principal del hogar en exclusión social en Andalucía, siguen predominando los hombres, con edades entre 45 y 64 años, sin estudios, en busca de empleo o con trabajos precarios y de nacionalidad española. Entre otros aspectos, analizó las realidades de exclusión derivadas de la vivienda, el empleo, la salud y la participación política.

En el balance general, subrayó aspectos positivos, como la mejora notable del espacio de integración social; la reducción intensa de la exclusión social y reducción intensa de las dimensiones de la exclusión del empleo, de la vivienda y de la salud. Como aspectos negativos, la transición demográfica está acelerada y se detecta que la cultura de los cuidados genera una importante sobrecarga; se enquista la exclusión social más severa en la estructura social andaluza; la desigualdad es importante y creciente en los últimos años en Andalucía; los principales riesgos sociales que afectan con más fuerza a la sociedad excluida son: empleo, vivienda y salud, y, finalmente, la fatiga de la compasión amenaza nuestra capacidad de ayuda. “Esta sociedad que tenemos tiene muchas enfermedades terribles: falta de empleo, de vivienda, de atención… Pero hay una que se ignora: la soledad. No solo de los mayores, sino de personas que, a pesar de estar rodeadas de gente, se sienten solas”, lamentó. Frente a ello, apostó por impulsar el acompañamiento desde la labor que materializa Cáritas.

Economía social
El segundo bloque de trabajo de la mañana ha consistido en la presentación de los proyectos de economía social impulsados por Cáritas Diocesana de Jaén. El director de este organismo de la Iglesia de Jaén, Rafael López-Sidro, ha desgranado los detalles de Moda Re-, la iniciativa asumida en el ámbito confederal al que también se suma Cáritas en Jaén, a través de su empresa Recuperaciones Redoble S. L. En su intervención ha hecho hincapié en la doble vertiente del proyecto: reciclaje de ropa e inserción de personas en riesgo o en situación de exclusión social. “Esta empresa no busca beneficios, sino crear puestos de trabajo”, ha declarado. La ropa reciclada va tanto a las tiendas como a los roperos que lo demanden. Las personas contratadas, además, reciben formación con el objetivo de que, una vez concluido su periodo en la empresa, encuentren un puesto de trabajo. “Nuestro objetivo es que la gente que llega a Cáritas salga de la pobreza. Nosotros los acompañamos”, ha subrayado.

Finalmente, López-Sidro ha explicado la propuesta del “contrato social” como una nueva forma de actuar en Cáritas a través del que, después de realizar un análisis de la realidad de la persona acompañada, acordar las acciones para salir de su situación de exclusión. “Es un instrumento más que nos facilita nuestra labor”, ha aseverado.

Cáritas diocesana de Jaén

Compartir: