¡Gracias de corazón por todo lo que me habéis dado!», Mons. Chico en su despedida de la Diócesis de Cartagena

A las 17:00 horas de ayer, repicaban las campanas de la catedral de Murcia anunciando la celebración diocesana de despedida de Mons. Sebastián Chico Martínez antes de su toma de posesión en Jaén. Media hora después comenzaba la celebración eucarística en el primer templo de la Diócesis, presidida por el obispo auxiliar de Cartagena y obispo electo de Jaén, acompañado por Mons. José Manuel Lorca, obispo de Cartagena; Mons. Francisco Gil, arzobispo emérito de Burgos; y Mons. Miguel Ángel Nguema, obispo del Ebibeyin (Guinea Ecuatorial). Más de una treintena de sacerdotes participaron en la celebración, y entre los fieles, religiosas y laicos llegados desde diferentes localidades de la Región de Murcia.

En la solemnidad de Cristo, Rey del Universo, Mons. Sebastián Chico Martínez se despedía de su diócesis materna manifestando su pasión por Cristo: «Esta tarde, en esta Eucaristía de acción de gracias por mi ministerio sacerdotal y episcopal, que he vivido junto a vosotros durante estos años, os digo que desde siempre he sentido pasión por el Señor, él ha sido y es el Rey de mi vida, la fuerza interior que impulsa mi camino, que me llama a seguirle y a prolongar su misión».

De nuevo, al igual que hizo el día que se hizo público su nombramiento como obispo de Jaén, Mons. Chico tuvo palabras de agradecimiento para toda la Diócesis de Cartagena, comenzando por su pastor: «Agradezco a D. José Manuel, nuestro obispo, la cercanía y el cariño que siempre me ha manifestado; ha sido para mí, y es, un padre, un hermano y un maestro». Palabras también emocionadas para Mons. Francisco Gil, «por el testimonio de su disponibilidad, servicio y del “poso” de su sabiduría y experiencia»; y para el presbiterio diocesano: «Voy a Jaén siendo consciente de que soy un fruto de este magnífico presbiterio. Me siento orgulloso de ser uno de vosotros». También dio las gracias a los seminaristas, por su testimonio de vida; y a los religiosos y religiosas, a través de quienes aseguró había conocido «más profundamente la espiritualidad de la vida consagrada». Dirigió también palabras de cariño a los laicos: «Habéis sido la razón de ser de mi vida y de mi ministerio, la porción de la viña del Señor que me encomendó para cuidar. Os quiero de verdad». Finalizó los agradecimientos con las palabras dirigidas a su familia, a su madre, sus dos hermanos, sus cuñadas y sobrinos.

Antes de que terminara la celebración, y tras el canto del Te Deum, el obispo de Cartagena quiso también dedicar unas palabras de agradecimiento al que ha sido durante dos años y medio su obispo auxiliar, explicando que agradecía a Dios este tiempo compartido: «No te vas, de ninguna de las maneras, porque estás en el corazón de todos los que estamos aquí, porque eres uno de los nuestros». En ese momento, Mons. Lorca regaló a Mons. Chico, como recuerdo de toda la Diócesis de Cartagena, un cuadro de la Virgen María, obra del sacerdote diocesano Leandro Fernández.

El próximo sábado, 27 de noviembre, a las 11:00 horas, tendrá lugar la celebración de la toma de posesión de Mons. Sebastián Chico como obispo de Jaén, que será retransmitida por TRECE Televisión.

María de León Guerrero
Delegada de Medios de Diócesis de Cartagena

Homilía de Monseñor Chico Martínez

Galería fotográfica:

Compartir: