Don Amadeo preside una Eucaristía de acción de gracias por la restauración del retablo de San Bartolomé

Este sábado, la comunidad parroquial de San Bartolomé de Jaén vivió una jornada de agradecimiento tras la reciente restauración de su retablo, datado en el siglo XVI. A la celebración eucarística, presidida por el Obispo de la Diócesis, Don Amadeo Rodríguez Magro, acudió el Delegado de Cultura de la Junta de Andalucía en Jaén, D. Jesús Estrella; así como los restauradores que han hecho posible que el retablo de San Bartolomé luzca con todo el esplendor de antaño.

La Eucaristía, retransmitida por las redes sociales de la Cofradía de la Expiración, que tiene en la parroquia de San Bartolomé su sede canónica, contó con la participación en las lecturas de miembros de su Junta de Gobierno. En el presbiterio, junto al Prelado jiennense, su párroco, D. Carmelo Zamora, y los sacerdotes: D. Emilio Samaniego y D. Ramón Pozas, así como su secretario particular, D. Juan Pedro Moya. Un dueto musical, formado por Carmen Zapata y Violeta Gómez, solemnizó con su actuación la celebración.

Homilía

En la homilía, correspondiente al domingo XXIII del tiempo ordinario, Don Amadeo comenzó agradeciendo la presencia del Delegado de Cultura en la celebración eucarística, así como la importante restauración que gracias a la intervención de la Junta ha sido posible.

Para, a continuación explicar que “un retablo está hecho para un acercamiento espiritual y en belleza a Jesucristo en su Encarnación”. “De algún modo,- expresó Don Amadeo,-  los retablos expresan la cercanía de Dios al hombre y siempre son una gran catequesis para los sencillos, que somos todos. Los retablos están hechos para expresar la fe y están hechos para que nos encontremos en belleza y en verdad. No hay ninguna obra en el arte cristiano que no tenga un mensaje que nos sitúa en la encarnación redentora, en el misterio pascual de Cristo y en su entorno, en este caso con el apóstol san Bartolomé, señalado como un hombre de bien”.

El Obispo continuó diciendo que “Lo que hoy estamos celebrando es un acontecimiento que es la restauración, la puesta en valor de un retablo que le habla de Dios a una sociedad. La sociedad del siglo XXI se sigue encontrando con Dios a través de este retablo que está puesto para comunicar. La obra de un artista que ha sabido plasmar un mensaje de fe que está concebido para entablar un diálogo en belleza, un diálogo que ennoblece al ser humano”.

En este sentido, el Obispo de Jaén apuntó que “el autor de toda belleza, de toda obra humana está el espíritu de Dios”.  Para seguir afirmando, “hoy es un día en el que se cumple lo que hemos escuchado en la primera lectura. Isaías dice, ¡ánimo. No tengáis miedo!

Para concluir su predicación, el Obispo expresó que “somos mujeres y hombres de esperanza porque Dios nunca abandona, Dios sigue con nosotros y ánimo, vamos a trabajar por un mundo mejor en el que no se pierda el sentido de Dios para que la cuestión de Dios no pierda nunca vigencia en todos los ámbitos de nuestra vida, sabiendo que Dios no nos abandonará”.

Al finalizar la celebración, y antes de la bendición, tomó la palabra el párroco de San Bartolomé, D. Carmelo Zamora, que con este acto se despedía de su parroquia ya que ha sido trasladado como rector a la Basílica de San Ildefonso. D. Carmelo también quiso tener unas palabras de agradecimiento con los responsables de la Junta de Andalucía que han hecho posible esta gran restauración. Dio las gracias a todos en nombre del Delegado, así como a la Cofradía de la Expiración que se ha involucrado de una manera especial en esta restauración. También el Obispo quiso incidir en ese agradecimiento a la vez que animaba a la comunidad parroquial a acoger con cariño al nuevo párroco, D. Antonio Lara, que regresará a la que fue su casa hace una década.

Al término de la Eucaristía, el Obispo, el párroco, el Delegado y los restauradores se hicieron una foto de familia delante del retablo restaurado.

Restauración

Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico, a través de la Dirección General de Patrimonio

Histórico y Documental, ha realizado tres convocatorias de ayudas dirigidas a la conservación, restauración e inventario de bienes muebles del patrimonio histórico con carácter religioso en los años 2020 y 2021 así como a la reactivación de actos culturales promovidos por agrupaciones, consejos, federaciones, uniones de hermandades y cofradías durante el año 2021 con un total de casi 6,3 millones de euros en poco más de dos años.

Estas ayudas que atienden al patrimonio histórico de carácter religioso andaluz, contribuyen a su conservación, conocimiento y difusión y, por tanto, son dinamizadoras de la economía a través de la creación de puestos de trabajo especializados vinculados a la conservación y la restauración y con el refuerzo del turismo cultural, atraído, en muchas ocasiones, por la belleza de nuestras tradiciones.

En el caso de la Parroquia de San Bartolomé, la inversión total del proyecto es de 44.797 euros, con una subvención aprobada de 30.000 euros.

El proyecto de “Intervención de Restauración y Conservación del Retablo Mayor de la Iglesia de San Bartolomé de Jaén pretende dar un giro al mal estado de conservación de este bien, catalogada con grado de protección integral en el Catálogo del Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Casco Histórico de Jaén, aprobado definitivamente el 11 de abril de 1996. Según el Catálogo, está propuesta su declaración como BIC.

En la ficha correspondiente del Catálogo (A-21) se destaca entre los bienes muebles el retablo renacentista de la Capilla Mayor, obra del escultor Sebastián de Solís.

Se trata de un retablo de 8,3 x 6,6 m de estructura y soporte de madera, compuesto por imágenes en bulto redondo talladas también en madera, así como altos, medios y bajos relieves. Destaca la diferente calidad en la talla, que indica manufactura por diversos autores. La ejecución de la obra se realiza entre 1582 y 1587 por Sebastián de Solís, completándose posteriormente con el dorado y estofado.

Ha sufrido diferentes modificaciones a lo largo del tiempo, principalmente en el repertorio escultórico. Varias tallas originales desaparecieron en 1936, incluida la de San Bartolomé, y fueron reemplazadas por imágenes reutilizadas de otros lugares. Una intervención en 1928 descubrió las pinturas murales del siglo XV tras el retablo mayor. En 1961 se llevó a cabo otra restauración en la que se consolidó el retablo mayor. El retablo se encuentra en estado de conservación grave. Presenta diferentes alteraciones estructurales (grietas, fisuras y desencolado), desprendimiento de preparación, policromía y dorado, pérdidas de oro estofado, deposiciones de hollín, oxidación de la capa de protección, repintes muy visibles de intervenciones anteriores, vandalismo, expolio de piezas, objetos añadidos, etc.

Las actuaciones que figuran en el proyecto consisten en estudios previos, tanto fotográficos como de laboratorio, montaje de andamio, fijación de la obra, encolado de grietas y fisuras, eliminación de clavos y cera, consolidación de soporte, limpieza y reconstrucción volumétrica, estucado y desestucado; reintegración cromática: tratamiento preventivo contra insectos xilófagos y protección final. También se propone un programa de mantenimiento para el bien.

 

Galería fotografía: «Acción de gracias por las restauración del retablo de San Bartolomé de Jaén»

Compartir: