Don Amadeo preside la celebración eucarística del 50 aniversario de la erección de la Merced como parroquia

El Antiguo Convento de Nuestra Señora de la Merced de Jaén fue regentado por la Congregación de Hijos del Corazón de María (C.M.F.), desde 1885 hasta finales del siglo XX, y erigido en parroquia en 1970, bajo la advocación de Nuestra Señora de la Merced. Sin embargo, como solar monástico de la Orden de la Merced, su actual emplazamiento data de 1580 en que se trasladaron de su primitivo convento situado a extramuros de la ciudad.

Así, el pasado 24 de septiembre, la parroquia de Ntra. Sra. de la Merced de Jaén celebraba el 50 aniversario de su constitución como parroquia. Por este motivo, el Obispo de Jaén, Don Amadeo Rodríguez Magro, se desplazó hasta este precioso templo de la ciudad.

Pasadas las 20 horas, comenzaba la celebración eucarística presida por nuestro Obispo y concelebrada por el Vicario General, el párroco de la Merced y otros sacerdotes. Participaron, además, una gran representación de grupos y movimientos que forman la comunidad de la Merced.

Durante su homilía el Obispo quiso recordar que “la parroquia es la iglesia próxima, cercana” y añadió: “debemos mostrar la iglesia que hacemos cada uno de nosotros y vivimos haciendo comunidad. Pero también tenemos que vivir mirando hacia afuera,  sobre todo en estos tiempos, porque tenemos que dar testimonio de servicio, de amor y de caridad hacia los demás”.

Monseñor Rodríguez Magro dirigiéndose a la comunidad y en especial a los jóvenes y adolescentes, que son el futuro, les animó a “buscar la dignidad y la libertad interior de las personas, porque hay mucha esclavitud social y humana. Porque esclavo es aquel que es víctima del mal, que está atrapado por el mal de su propia vida”.

Asimismo, refiriéndose la Virgen de la Merced, que estaban celebrando, afirmó que “es la Virgen que refleja y que recoge la misericordia y el amor de Dios y es modelo para nosotros. Os pido que viváis muy intensamente este año del 50 aniversario de la creación de la parroquia que también es el año de la caridad”.

En este sentido Don Amadeo quiso explicar que el Plan Pastoral diocesano para este año, «Fomentemos la Caridad», se va a presentar por arciprestazgos en las próximas semanas. Alentó, así, “a cada grupo de la comunidad a adentrarse profundamente en este objetivo fundamental de promover la caridad, con especial atención a la persona y a sus problemas”. “Esta pandemia –continuó- está creando muchos males, no solo el del contagio, la enfermedad o la muerte, sino también el de la pobreza y necesidades sociales. Por eso, la propuesta es que, como nos invitaba a hacer San Juan Pablo II al principio del Nuevo Milenio, realicemos el servicio de la caridad con mucha imaginación”.

Antes de la bendición final, en nombre de toda la comunidad parroquial, dos adolescentes del grupo Kairós hicieron entrega al Obispo de un obsequio. Además, el párroco, D. Juan Jesús Cañete, quiso dedicarle unas breves palabras para agradecerle su presencia en esa fecha tan señala para la parroquia y felicitarle, también, por su reciente quincuagésimo aniversario de ordenación sacerdotal.

Tras una foto de familia, la celebración culminaba con el canto de la Salve y una ofrenda floral a la Virgen de la Merced.

Galería fotográfica: «Celebración eucarística del 50 aniversario de la erección de la Merced como parroquia»

Compartir: