Taller Belenista en El Salvador de Jaén

4 diciembre de 2014
     “Cuando en un pueblo se ha inculturado el Evangelio, en su proceso de transmisión cultural también se transmite la fe de maneras siempre nuevas”, escribe el papa Francisco en su Exhortación Evangelii  Gaudium (122). 
     Fe y cultura es un matrimonio necesario, aunque a veces sus relaciones son difíciles. Ya  hace unas décadas el papa Pablo VI se lamentaba afirmando que “la ruptura entre el Evangelio y la cultura es, sin duda alguna, el drama de nuestro tiempo” (Evangelii Nuntiandi 20).

     Vivimos en unos momentos de la historia que están aportando un fuerte cambio cultural con todas sus consecuencias. Se están incorporando ideas nuevas para la convivencia, y por consiguiente, también modos nuevos de identidad.
     Navidad es un tiempo en el que todo esto se hace notar de forma especial. Influenciados por otros pueblos y otras culturas, se está incorporando entre nosotros una simbología distinta a la tradicional de nuestra tierra,  cuyos elementos no todos son compatibles con lo que la fe cristiana celebra en estas fechas. Así está surgiendo un nuevo lenguaje navideño que ignora el sentido más profundo de la alegría por la encarnación de Dios. Se va olvidando el villancico como algo característico, para dar paso a la simple felicitación de unas fiestas que, aunque mantienen la alegría, su razón última razón la encuentra sobretodo en la reunión familiar, en el disfrute de unas vacaciones,  en unas comidas de empresa, o en la expectativa de la lotería.
     La catequesis sigue siendo un campo muy válido para enseñar a inculturar la fe desde las edades primeras del niño. San Juan Pablo II llegó a afirmar que: “La catequesis ayuda a las culturas a hacer surgir de su tradición viva expresiones originales de vida, de celebración y de pensamientos cristianos” ( Catechesis Tradendae  53). Hoy urge tomar un nuevo impulso en la tarea evangelizadora, y para ello habría que aplicar el mensaje del  evangelio: “como un padre de familia que va sacando de su tesoro lo nuevo y lo antiguo” (Mt 13, 52).
     Caminando en esta línea, un grupo encabezado por catequistas de la Parroquia de El Salvador de Jaén, han formado un Taller Belenista para que los niños de su comunidad puedan descubrir los valores cristianos, y que se hacen más palpables en la Navidad. Saben que tras un belén tradicional se puede aprender el valor de la estética, de la sensibilidad, de la delicadeza, de la imaginación, de la libertad, pero también, de la laboriosidad, de la paciencia, de la constancia, del esfuerzo compartido, de la complementariedad, del diálogo, de la responsabilidad, de la humildad, hasta llegar a la amistad y a la alegría compartida. Saben igualmente que allí se pone en valor a la gente pobre y trabajadora, al papel de la mujer, a la familia como expresión de amor y acogida, a la importancia de la donación y del regalo. También se pone en evidencia el contraste entre los tolerantes y los violentos. El belén está justificado por el amor a los niños, a quienes va dirigido especialmente. Bien sabía de todo esto san Francisco de Asís cuando lo inventó. 
     Pero sobre todo, a través del belén se aprende la alegría de ver, con los ojos de los sencillos, cómo Dios se hace niño, siendo acogido por unos y rechazado por otros. Así que un belén es un modo de expresión de la piedad popular, “una verdadera espiritualidad encarnada en la cultura de los sencillos”, como la califica el papa Francisco  (EG 124), insistiendo en su gran fuerza evangelizadora.
     En él, siguiendo la tradición cultural navideña, se facilita que la fe pueda entrar por los sentidos: que el misterio de amor se vea con los ojos de niño, que se oiga a través de las palabras de los padres o de los abuelos que lo van narrado a sus pequeños, y sobre todo que haga sacar  en nosotros los mayores el niño que llevamos dentro, porque “si no os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos” (Mt 18,3).
     La idea de este grupo parroquia de El Salvador no es ponerse en contrapunto a la simbología de los “papa noeles”, sino aportar su esfuerzo para que la alegría que trae el Niño de Belén llegue a todos. Y todo esto elaborado entre muchos, para el bien de todos. 
 
Compartir:

OTRAS NOTICIAS

Parroquias de Jaén
En el año de la Oración, Talleres de Oración y Vida propone: “Aprender a orar para aprender a vivir”

En el año de la Oración, Talleres de Oración y Vida propone: “Aprender a orar para aprender a vivir”

El Papa Francisco nos invita a preparar el Jubileo 2025 desde la oración, ante lo cual los Talleres de Oración y Vida pueden ser un medio para adentrarnos en el camino de la oración personal. Y es que la Asociación Talleres de Oración y Vida trata de introducir de modo progresivo a los laicos en la vida de oración.
Los niños de Comunión se reúnen en Cristo Rey como antesala a su gran día

Los niños de Comunión se reúnen en Cristo Rey como antesala a su gran día

Las parroquias de Jaén preparan a los niños de 4º de Primaria para recibir, durante abril y mayo, la primera Comunión. En la tarde de este miércoles, 10 de abril, la parroquia de Cristo Rey acogió a todos los niños  y niñas del Arciprestazgo de Nuestra Señora del Valle, que recibirán a Jesús eucaristía por primera vez, para un encuentro.
Don Sebastián visita la comunidad parroquial del barrio de Arrayanes de Linares

Don Sebastián visita la comunidad parroquial del barrio de Arrayanes de Linares

Nuevamente, el pasado día 6 de abril, nuestro Obispo, Don Sebastián Chico Martínez, retomó la Visita Pastoral en el Arciprestazgo de Linares. En esta ocasión fue a la comunidad parroquial de San Sebastián, en el barrio de Arrayanes. Para finalizar la jornada celebró la Misa estacional, en la homilía nos invitó a adentrarnos en las llagas de Cristo Resucitado, signos del amor misericordioso del Padre.
Fiesta de la parroquia de la Encarnación y firma del convenio con Caja Rural para la restauración de la Virgen del Carmen, en Mancha Real

Fiesta de la parroquia de la Encarnación y firma del convenio con Caja Rural para la restauración de la Virgen del Carmen, en Mancha Real

La parroquia de la Encarnación de Mancha Real celebró su fiesta parroquial. Se han cumplido 39 de años desde que se erigió como parroquia y se segregó de la de San Juan Evangelista. Y, el 9 de abril, en la sacristía de la parroquia de San Juan Evangelista, el párroco firmó con el representante de la Fundación Caja Rural un convenio de colaboración para la restauración de la imagen de la Virgen del Carmen
© 2022 Diócesis de Jaén
Accesibilidad
logo