Presencia masiva de peregrinos en el Encuentro Juvenil con la Patrona de la Diócesis

Casi un centenar de jóvenes provenientes de Granada, Córdoba, Cádiz, Málaga, Ciudad Real; Madrid; Salamanca… se dieron cita en la Basílica Real Santuario de Nuestra Señora
de la Cabeza para participar en el XII Encuentro de Juventudes con la Patrona. Un encuentro de convivencia y formación junto a la Madre de Dios, que estuvo dirigida por los padres trinitarios.

A las cinco de la mañana se emprendió la peregrinación hasta el Cerro del Cabezo desde la Pontanilla. A las seis, al paso por la ermita de San Ginés, los presentes recibieron un desayuno, con chocolate caliente. El itinerario discurrió por parajes de Sierra Morena de considerable belleza y con un valor medioambiental y paisajístico máximo. Las buenas temperaturas ayudaron a hacer más placentero el itinerario colectivo.

La llegada a la Basílica menor para presentar los respetos a La Morenita se produjo en torno al mediodía, aunque la entrada de los romeros se hizo de forma escalonada.

El templo repleto, acogió una Eucaristía presidida por el obispo de Jaén, Don Ramón del Hoyo. Los trinitarios, con el padre Domingo Conesa al frente, hicieron de anfitriones del grupo. El Señor Obispo introdujo, a los participantes en año de la Misericordia, invitando a entrar por la Puerta Santa, para lucrase de la Gracias del Señor que otorga en este año singular. El coro «Al Alba» de Mengibar, ayudó con sus cantos a la interiorización del Sacramento Eucarístico.

Entre los participantes en este encuentro se hallaban el alcalde, Francisco Huertas, y la concejal de Juventud, Nuria Rodríguez. La duodécima edición de la convocatoria superó las expectativas. “Peregrinos del Alba”, contó con el apoyo del Ayuntamiento, la Diputación, la Caja Rural de Jaén y diversos establecimientos comerciales. Además, de los jóvenes, que dan nombre a la propuesta, completaron la ruta personas de todas las edades. Después de la ceremonia religiosa, los participantes se dispersaron y, en numerosos casos aprovecharon para

La actividad tenía un fin religioso, también quiso fomentar la convivencia y divulgar los encantos que atesora el amplio término municipal de Andújar, que combina áreas llanas y netamente agrícolas con otras más abruptas en las que el medio ambiente es protagonista.

 

Compartir: