La Revista «Vida Nueva» clausura el cincuentenario de su publicación

Javier Cortés
(Vida Nueva)     “Las respuestas sobre el presente auguran un buen futuro”, aseguró el director general del Grupo SM, Javier Cortés, refiriéndose a la revista Vida Nueva durante el acto de clausura del 50º aniversario de la publicación, que tuvo lugar este jueves, 12 de marzo, en el Palacio de Congresos de Madrid. Cortés está convencido de que “para que el futuro se construya y sea fecundo, hay que preguntarnos por el presente” y las respuestas a esas cuestiones fundamentales, en su opinión, son claras: “Tenemos el proyecto claro y definido, un equipo entregado y en búsqueda, embarcados en el proyecto con todas las responsabilidades. Y además, económicamente, no sólo es viable, sino rentable”.
    Éste fue uno de los momentos importantes del acto, que contó con la asistencia de numersoso público y que estuvo precedido de la intervención del director general de PPC, Aurelio Matos, quien manifestó su convencimiento de que la revista “ha sabido servir a la Iglesia de forma independiente” y anunció que muy pronto se pondrán a Vida Nueva “acentos de América Latina”. Asimismo, se felicitó de que el semanario haya logrado aunar en sus páginas los intereses de los tres colectivos fundamentales en los que se dividen sus suscriptores: clero diocesano, religiosos y religiosas y laicos.
    Por su parte, Juan Rubio, director de Vida Nueva y sacerdote de nuestra diócesis de Jaén, repasó los tres actos principales que han tenido lugar durante el año del aniversario, que ahora se cierra. Para él, todos fueron muy importantes por lo que supusieron, tanto el que abrió las celebraciones, el 14 de febrero de 2008 en Madrid, como el que tuvo como escenario Roma, que “supuso un impulso eclesial importante. Ahí vimos que estamos en el camino correcto”, así como el que tuvo lugar el pasado jueves, que Rubio calificó como “la fiesta de la familia Vida Nueva con su gente”.

Suscriptores   En esta ocasión se pretendía que los verdaderos protagonistas fueran los suscriptores. Así lo puso de manifiesto el redactor jefe de Vida Nueva, José Lorenzo, en su intervención, con la que se abrió este acto, y en la que también presentó el nº 2.652 de la revista, un especial de 100 páginas. Ésta ha sido la última de las “criaturas” nacidas en el año del aniversario. Las otras cuatro han sido los libros Así escribía José Luís Martín Descalzo; Semillas de Luz, de Ángel Moreno, de Buenafuente; Cine con historia, de José Luís Celada; y Una voz, diez miradas, que recoge diez de los ‘Pliegos’ conmemorativos que se han publicado en la revista en el último año.
    La profesora de la Universidad Pontificia de Comillas, Isabel Romero, fue la encargada de presentar el libro Una voz, diez miradas, cuyo contenido desglosó partiendo del trabajo que firma Francesc Torralba, en el que habla de cuatro dimensiones para ser cristiano hoy, con las que Romero asegura que se siente muy identificada. Esas dimensiones son la espiritual, la racional, la expresivo-comunicativa y la social y cívica. En el libro encuentra ella buenos ejemplos de todas esas dimensiones.
    Puesto que se quería que este acto fuera también un homenaje a los suscriptores, seis de ellos intervinieron hablando de las razones que les movieron a suscribirse a Vida Nueva y de lo que les ha aportado la revista. Dolores Aleixandre, Doli López, Inmaculada Florido, Rafael Ortega, Juan Carlos García Domeneq y Francisco Otero fueron los encargados de hablar, en ocasiones con emoción, en nombre de los miles de suscriptores de Vida Nueva.

Compartir: