La luz se abre paso entre la oscuridad, Cristo ha resucitado

9 abril de 2023

La Vigilia Pascual reunió a numerosos fieles en la Catedral de Jaén. Dio comienzo a las diez y media de la noche. La noche en la que la luz se abre paso entre la oscuridad. La noche en la que nuestro Señor Jesucristo pasa de la muerte a la vida.

El Obispo de la Diócesis, Don Sebastián Chico Martínez, se encontraba en la Puerta del Perdón el fuego nuevo que iba a bendecir. Posteriormente, tras la incisión de la cruz, del alfa y el omega y de los otros signos en el Cirio, incrustó los cinco granos de incienso, en recuerdo de las llagas del Señor. Culminaba el rito encendiendo el Cirio Pascual, símbolo de la vida y la resurrección.

Con el Cirio encendido, el Canónigo y Rector del Seminario, D. Juan Francisco Ortiz,  encabezó la procesión desde exterior hasta el presbiterio, con el templo totalmente a oscuras.  Lo seguía un seminarista con el báculo, el Obispo, algunos Canónigos de la Catedral, los seminaristas, los ministros y la niña que iba a recibir las aguas del bautismo, junto con sus padres y padrinos. Cerraba la comitiva los fieles reunidos en esta noche santa.

Uno a uno, todos los congregados encendieron sus velas, mientras daba comienzo la celebración eucarística. Una vez en el presbiterio, el Cirio se instalaba junto al ambón, mientras se encendían algunas luces del templo.

El Canónigo D. Emilio Samaniego fue el encargado de cantar el pregón Pascual. Le siguieron siete lecturas, con sus salmos. A continuación, con el canto del Gloria se encendieron todas las luces del templo y varios miembros de la Cofradía de la Buena Muerte vistieron la mesa del altar. Después, las campanas volteraron, anunciando que Cristo ha resucitado. Tras la lectura de la Epístola, se ha entonado el Aleluya. Finalmente, D. Juan  Francisco Ortiz proclamaba el Evangelio.

El Obispo quiso comenzar su predicación recordando que la Vigilia Pascual es la celebración más importante del año litúrgico. “En ella recordamos la larga espera de toda la creación hasta la noche gloriosa de la Resurrección de Jesucristo”. 

En este sentido Don Sebastián quiso  subrayar que para los cristianos la Resurrección es “la afirmación central de nuestra fe. Este es el acontecimiento que da sentido a nuestra fe. Si somos cristianos es por eso, porque Jesús no se quedó en el sepulcro, sino que la fuerza de Dios lo hizo pasar a su nueva existencia, en la que está para siempre, y desde la que se nos hace presente continuamente, sobre todo en la Eucaristía”.  Y añadió: A lo largo del año podremos vivir del resplandor de esta noche gloriosa, ella iluminará nuestros pasos, dirigirá nuestras decisiones, sostendrá nuestros esfuerzos, confirmará nuestra fe, fortalecerá nuestra esperanza y activará la eficacia de nuestro amor”.

El Pastor diocesano quiso culminar pidiendo a la Virgen María “que recibió como nadie en su corazón el gozo de la resurrección de su Hijo, que nos acompañe y nos ayude a vivir fortalecidos y santificados por el recuerdo de la resurrección de Jesucristo y la esperanza segura de llegar a participar un día en este triunfo definitivo de la bondad de Dios y de nuestra propia vida”.

Al término de las palabras del Prelado, D. Juan Francisco Ortiz portó el Cirio Pascual hasta la pila bautismal, donde Don Sebastián bendijo el agua. Allí se bautizó a la pequeña Martina.

A continuación, los fieles que estaban participando en la Vigilia Pascual renovaron las promesas bautismales. Finalmente, con las candelas encendidas, al igual que el día de su Bautismo, el Obispo fue asperjando a todos los presentes.

Las ofrendas fueron presentadas ante el Obispo por los familiares de la niña que había sido bautizada.

Además, Martina subió al Presbiterio junto a sus padres y padrinos que rezaron por ella el Padre Nuestro. Su primera vez como hija de Dios. Un precioso gesto que Don Sebastián quiso recalcar.

Tras la celebración eucarística y una foto de familia con la niña bautizada y los padres y padrinos, todos los fieles pudieron compartir un chocolate en la Sacristía.

Domingo de Pascua

El domingo de la Resurrección de Cristo también se ha celebrado con gran solemnidad en la Catedral de Jaén. A las 12 de la mañana comenzaba la celebración eucarística presidida por el Obispo y concelebrada por algunos miembros del Cabildo.

Tras la proclamación del Evangelio, por parte del Canónigo D. Emilio Samaniego, el Prelado del Santo Reino comenzó su homilía felicitando la Pascua a todos los que participaban en la Santa Misa.

Después quiso manifestar que Si vivimos con Jesús y como Jesús, “Dios nos resucitará también a nosotros y llegaremos a la vida eterna, junto con Cristo y con los Santos, en comunión de gozo y de vida con el Dios Trino. Esta es la afirmación central del cristianismo”.

Asimismo,  subrayó que la resurrección de Cristo “nos abrió las puertas de esta gran esperanza. Gracias a esta esperanza tenemos razones para vivir y para superar las dificultades y los sufrimientos de esta vida”. En este sentido, el Obispo continuó: Por eso hoy se nos pide algo más que recordar, que creer, que celebrar. Se nos pide que levantemos los ojos hacia el mundo de la resurrección para vivir en consecuencia, con libertad interior, con justicia, con piedad y generosidad, con confianza y con paz”.

Del mismo modo, Don Sebastián quiso alentar a los fieles a ser verdaderos testigos de Jesucristo, en medio de este mundo. Pidamos al Señor que, por la intercesión de la Virgen María, nos llene de la gracia del Espíritu Santo, para que lleguemos a ser testigos verdaderos de su resurrección, profetas de la bondad de Dios y de la vida eterna, mediante el testimonio de una vida santa, llena de buenas obras y de palabras verdaderas y convincentes”, culminaba.

Posteriormente, el pueblo fiel renovó sus promesas bautismales y el Prelado los asperjó con agua bendita, como símbolo del agua que recibieron en su Bautismo.

La celebración eucarística terminaba entonando el Regina Coeli.

Galería fotográfica: “Vigilia Pascual”

Compartir:

OTRAS NOTICIAS

Sr. Obispo
San Francisco de Asís, primera parada del Obispo en la Visita Pastoral a Linares

San Francisco de Asís, primera parada del Obispo en la Visita Pastoral a Linares

El obispo de Jaén, Don Sebastián Chico Martínez, llegó al templo parroquial de San Francisco de Asís a las 10 de la mañana del pasado jueves, 15 de febrero. A la puerta del templo lo recibieron el párroco, D. Manuel Alfonso Pérez, el vicario parroquial, Thomas Munashe Tsikira, y un grupo de fieles.
Nueva conferencia sobre el Concilio Vaticano II

Nueva conferencia sobre el Concilio Vaticano II

El lunes 26 de febrero, a las 8 de la tarde, tendrá lugar en la Parroquia de San Pedro Poveda la cuarta y última conferencia sobre el Concilio Vaticano II. Será impartida por D. Luis María Salazar García, doctor en teología Dogmática por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma y profesor del Instituto San Eufrasio de Jaén y el ISCCRR San Dámaso en Jaén.
Catequistas, cofrades y la fundación del Beato Lolo entre los encuentros de este sábado, en Linares

Catequistas, cofrades y la fundación del Beato Lolo entre los encuentros de este sábado, en Linares

En su recorrido por el Arciprestazgo de Linares, enmarcado en la Visita Pastoral, el sábado fue una jornada intensa para el Prelado del Santo Reino. Comenzó con un encuentro con las catequistas, para, después, conocer y bendecir la nueva sede de la Fundación Amigos de Lolo; encontrarse con la Agrupación de Cofradías y culminar la mañana con los jóvenes linarenses.
El Cardenal Merino recordado cinco siglos después por la Catedral que él impulsó

El Cardenal Merino recordado cinco siglos después por la Catedral que él impulsó

Al finalizar la celebración, que estuvo acolitada por los colaboradores de la Catedral y que contó con la participación del coro que dirige D. Alfonso Medina, se descubrió en la antesacristía una placa de recuerdo a este Obispo de Jaén y cardenal de la Iglesia muy vinculado a Carlos V y a toda la contrarreforma de su época.
© 2022 Diócesis de Jaén
Accesibilidad
logo