Jornada de la Infancia Misionera

Infancia Misionera es una Obra del Papa que promueve la ayuda recíproca entre los niños del mundo. Esta institución de la Iglesia forma una red de solidaridad universal cuyos principales protagonistas son los niños.

La Obra Pontificia de Infancia Misionera es pionera en la defensa de la infancia: se adelantó 80 años a la Declaración de Derechos del Niño de Ginebra y 100 años al nacimiento de UNICEF. Desde su origen defiende la dignidad y la aportación de los niños a la sociedad y a la Iglesia.

Infancia Misionera da a los niños un papel protagonista en el servicio misionero: ellos son los agentes, donantes y receptores de la tarea misionera. Su lema fundacional es “Los niños ayudan a los niños”.

Infancia Misionera es una escuela de fe: invita a los niños a seguir a Jesús y a anunciar su Evangelio. Les enseña a ser solidarios y a rezar por los niños de todo el mundo. Infancia Misionera ofrece recursos para trabajar con ellos.

Infancia Misionera inicia a los niños en la práctica de la caridad y solidaridad con otros niños. Gracias a sus pequeños ahorros, financia proyectos pastorales y sociales para la infancia en los territorios de misión.

Infancia Misionera 2019

“CON JESÚS A BELÉN ¡QUE BUENA NOTICIA!”

“Con Jesús a Belén”:  Iniciamos un recorrido con Jesús, un niño como los que forman la Infancia Misionera, pero también el Hijo de Dios, el primer misionero que viene a hablarnos del amor del Padre. Este año le acompañamos desde la anunciación en Nazaret, hasta su nacimiento en la humildad de Belén. En la unión con Él nuestros niños y niñas podrán descubrir y cuidar la semilla misionera que llevan en su corazón por el bautismo.

“¡Qué buena noticia!”:  Esta es la gran noticia misionera: Dios se ha hecho pequeño, uno de nosotros, por amor a todos. Belén es el escenario donde estalla, como dice el papa Francisco, “la alegría del Evangelio”, que tiene que alcanzar “hasta el confín de la tierra” a través de nuestro anuncio. Los niños son participantes activos y destacados en esta gran misión de la Iglesia, en la escala que les corresponde.

Compartir: