Homilía en la Eucaristía de la Virgen de la Cabeza 2022

24 abril de 2022

Salve, Señora y Patrona, de los corazones de esta tierra.

Salve, Virgen y Madre, la que escucha nuestras promesas.

Salve, Abogada y Reina, de estos hijos que con fe te rezan.

Apenas iniciada la Pascua de Resurrección, un año más queremos poner nuestra vida ante la dulce mirada de nuestra Madre, la Virgen de la Cabeza. De nuevo, una inmensa multitud de fieles volvemos a congregarnos atraídos por esta imagen de la Virgen “morenita y pequeñita” a la que profesamos una especial devoción en tantos y tantos pueblos de nuestra Diócesis y de toda España.

En este hermoso cerro, Dios, a través de su Santísima Madre, interviene en nuestra historia y se hace presente de modo visible y patente en Ella. Desde hace siglos, María se ha hecho presente en el caminar de nuestra Iglesia de Jaén; ha caminado con los que nos precedieron en la fe y lo hace ahora con nosotros.

Dos años han tenido que pasar para que romeros y devotos peregrinemos hasta sus plantas en oropel; para que esta Romería, considerada la más antigua de España, regrese a la casi normalidad previa al COVID; para que la Madre se reencuentre con sus fieles que, en estos dos años, no se han olvidado de Ella, sino que cada día han implorado su ayuda, pidiendo su amparo y protección.

Son muchas las plegarias que la Virgen de la Cabeza acoge en este día tan esperado. ¡Cuántos de nosotros al llegar ante su imagen le hemos abierto el corazón y le hemos contado nuestras preocupaciones: nuestras dudas y problemas, nuestras penas y heridas, nuestros anhelos más profundos! Todo el que pasa por el Santuario de la Virgen de la Cabeza buscando el consuelo ante la adversidad, encuentra a Jesucristo, renueva su fe, descubre la alegría y recupera ilusiones y esperanzas para seguir caminando. Ahora, más que nunca, estamos experimentando que María es “Consuelo de los afligidos”, como rezamos en las letanías, y, también, “Madre de Misericordia”.

 

A este Domingo, de la Octava de Pascua, le llamamos el Domingo de la Divina Misericordia: La misericordia es el núcleo central del mensaje evangélico, es el nombre mismo de Dios, el rostro con el que se reveló en la Antigua Alianza y plenamente en Jesucristo, encarnación del Amor creador y redentor (PP. Benedicto XVI)

Los cristianos estamos viviendo la experiencia de la fiesta de la Pascua. A lo largo de estos días iniciales, de este hermoso tiempo, hemos ido contemplando las primeras experiencias pascuales de los Apóstoles, verificando que Jesús, el crucificado, está vivo y que viene a nuestro encuentro.

El Evangelio, que hemos escuchado, relata que Jesús resucitado se apareció a sus discípulos, encerrados en el Cenáculo, al atardecer “del primer día de la semana”, del mismo día de su resurrección estando ausente el apóstol Tomás, y que se manifestó nuevamente a ellos en el mismo lugar “ocho días después”, el mismo día y estando Tomás presente.

En la primera aparición destaca el envío apostólico, la misión encomendada, mediante el don del Espíritu con la capacidad de perdonar los pecados, y en la segunda la bienaventuranza de la fe: “dichosos los que crean sin haber visto”. Y todo ello enriquecido con el don de la paz.

Ya queda patente el mensaje central de este domingo y de todo el tiempo pascual: que la vida, el mundo, tiene su centro en Jesús resucitado, “Yo soy el primero y el último”, “estoy vivo y tengo las llaves de la vida y de la muerte”. Es en realidad Dios con nosotros y para nosotros.

 

Los Apóstoles, tras esta gran experiencia, atestiguan la resurrección de Jesús y curan a los enfermos en su nombre. Este anuncio conmueve a las personas, ilumina sus mentes y mueve sus corazones. Se arrepienten de los pecados y entran en la comunidad de los discípulos. Así nace y crece la Iglesia, siguiendo la estela de la resurrección de Jesús. En definitiva, es el poder de Cristo resucitado, que Él da a sus apóstoles, poder para anunciar, poder para curar y perdonar, lo que atrae los corazones y construye la Iglesia. Para alcanzar la salvación hay que reconocer a Jesús muerto y resucitado como verdadero Dios.

 

Todos estamos representados en el incrédulo Tomás, el discípulo que no estaba presente en el primer momento junto a la comunidad. Hay cosas que resultan increíbles, porque son demasiado hermosas para creerlas… Tomás, superando la prueba de la duda y unido a la comunidad el domingo siguiente, creyó y adoró a Jesús: “Señor mío y Dios mío”. La fe es don de Dios que es posible en comunidad, en la Iglesia. Es la confesión de la fe, la que nos hace cristianos, la que nos salva de nuestros pecados y santifica nuestra vida.

 

Digamos también como Tomas: ¡Señor mío y Dios mío! aunque no veamos directamente a Jesús. Nosotros, con los ojos de la fe, que recibimos en nuestro bautismo y que estos días estamos renovando, lo vemos en el testimonio de los Apóstoles, en el ministerio de la Iglesia, en la Palabra proclamada y en los Sacramentos y en la vida de los santos.

“Paz a vosotros”. Esas fueron las primeras palabras de Cristo resucitado a sus discípulos. Podríamos decir que el primer fruto del encuentro con el Resucitado. La Paz que hoy anhelamos desde lo más profundo de nuestro corazón. Paz en nosotros y paz en el mundo.

En este tiempo que tanto te hemos pedido, querida Madre de la Cabeza, por el fin de la pandemia, traemos este año ante ti una nueva súplica: Queremos, desde la cumbre más alta de Sierra Morena, pedirte la intercesión ante tu Hijo amado, “Príncipe de la paz”, para que cesen las guerras. En particular, hoy, ponemos la mirada en Ucrania, devastada por las bombas y la sinrazón, una guerra que deja tras de sí muerte, dolor y familias destrozadas. Y te pedimos a ti, que eres Reina de la Paz, que hagas germinar en el corazón de los gobernantes semillas de paz, de fraternidad y de amor.

¡Gracias, Madre de la Cabeza, por estar siempre con nosotros y acompañar a tus hijos que tanto te quieren! Fortalece nuestra fe y vela siempre sobre nosotros: conforta a los enfermos, alienta a los jóvenes, sostén a las familias; alienta y sostén a los más necesitados de nuestra tierra. Infúndenos la fuerza para rechazar el mal, en todas sus formas, y elegir el bien, incluso cuando implica ir contracorriente. Danos la alegría de sentirnos hijos amados por Dios y bendecidos por él.

¡A ti acudimos, Virgen Santísima de la Cabeza, Patrona de esta Iglesia de Jaén, ruega por nosotros ahora y siempre, por los siglos de los siglos! Amen

 

+ Sebastián Chico Martínez
Obispo de Jaén

Compartir:

OTRAS NOTICIAS

Sr. Obispo
«No estamos locos»: nuestros seminaristas menores participan en el Encuentro Nacional de Seminaristas menores en Xàtiva

«No estamos locos»: nuestros seminaristas menores participan en el Encuentro Nacional de Seminaristas menores en Xàtiva

El lunes comenzaba el Encuentro Nacional de Seminaristas menores en este lugar del sur valenciano. Allí pudimos encontrarnos con diferentes seminaristas menores provenientes de varias Diócesis Españolas, en concreto: Valencia, Madrid, Murcia y Jaén.
El Cardenal Cobo, profeta en su tierra

El Cardenal Cobo, profeta en su tierra

Este fin de semana, Don José Cobo Cano regresa a la tierra a la que nació a la vida y a la fe, un año después de ser nombrado Arzobispo de Madrid y casi un año de ser creado Cardenal por el Papa Francisco. Es su primera visita oficial a su pueblo, Sabiote, en un fin de semana con multitud de actos, entre ellos, el nombramiento como hijo predilecto de la localidad.
El Obispo participa en el encuentro de la Comisión Episcopal para el Clero y Seminarios en Coria-Cáceres

El Obispo participa en el encuentro de la Comisión Episcopal para el Clero y Seminarios en Coria-Cáceres

La Comisión Episcopal para el Clero y Seminarios, presidida por Mons. Jesús Pulido, obispo de Coria-Cáceres, se reúne entre los días 11 al 13 de julio en la diócesis de Coria-Cáceres, y en la que también está presente el Obispo de Jaén, Monseñor Chico Martínez como miembro de la citada Comisión.
La Catedral de Jaén custodia los restos del Papa Pío I

La Catedral de Jaén custodia los restos del Papa Pío I

Entre los grandes tesoros que guarda y custodia la Catedral de Jaén pasa desapercibido uno. Se trata de los restos del Papa San Pío I. Se custodian en un hermoso sarcófago en la capilla de San Eufrasio, levantada en honor al primer obispo de la Diócesis.
© 2022 Diócesis de Jaén
Accesibilidad
logo