FELICITACIÓN NAVIDEÑA DEL SR. OBISPO DE JAÉN

12 diciembre de 2011

 “La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros” (Jn 1, 14)

Felicitación Navideña     Muy queridos fieles diocesanos:
     “La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros” (Jn 1, 14) Este es el sublime misterio de la Navidad. Es la fiesta del diálogo de Dios con el hombre: Dios, que tanto nos ama, nos entrega en su Hijo, todos los secretos de su corazón de Padre. Nosotros recibimos esa Palabra, la sembramos en nuestra vida y la damos a conocer. Ella nos va transformando a imagen suya y esta Palabra se transmite de generación en generación.
     Según la Carta a los Hebreos, antes nos había hablado Dios a través de los Profetas, en muchas ocasiones y de munchas maneras. Ahora, en una Navidad eterna, nos ha hablado por el Hijo. Nos ha dado y dicho “todo” en el Niño Dios (cf. Heb 1,1)

      En el silencio de la Noche Navideña, en el misterio de ese Niño reclinado en un pesebre, Dios habla a los sencillos y les revela sus secretos. Sólo ese amor entiende el lenguaje divino. Sólo quien acude al Portal como un niño, como Francisco de Asís, puede acercarse al misterio y calentarse del amor divino. Jesús, entonces, se apodera y transforma nuestro ser. La gloria del Señor nos envuelve de claridad (cf. Lc 2,9). Esta es la verdadera Navidad: cuando la salvación de Dios llega a nuestra casa, como Zaqueo, y la gloria del Padre brilla en nuestro interior.
     No podemos, luego, guardarnos ni ocultar esa luz y la anunciamos. Transformados, como los pastores de Belén, no podemos callar, lo que hemos visto y oído. Cantamos juntos, con los ángeles, ¡Gloria a Dios en el cielo y paz a los hombres que ama el Señor! (cf. 2, 16-20)
      Esta vivencia de la fe en el Misterio de la Navidad está acompañada en todos de vivencias familiares, de recuerdos de amigos y de sueños de un pasado. Vivimos junto a otros este misterio y hacemos presentes a María y a José, a los enfermos y ancianos, misioneros y cooperantes, a quienes creen en el Niño Dios y a quienes no creen, sobre todo, a cuentos sufren cerca y lejos de nosotros. Es nuestra gran familia con quienes oramos, de mil formas distintas, y de toda la tierra brota esta plegaria dirigida al cielo:
     “Ven, Señor… que te esperamos… no tardes Señor”. ¡Ojalá nunca se apague este clamor y deseo! Para todos:
     ¡Feliz Navidad!
     + RAMÓN DEL HOYO LÓPEZ, OBISPO DE JAÉN

Compartir:

OTRAS NOTICIAS

Cartas Pastorales
Carta Pastoral de Adviento: «Dios visitará a su pueblo»

Carta Pastoral de Adviento: «Dios visitará a su pueblo»

«Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,nos visitará el sol que nace de lo alto» (Lc 1,78) Queridos fieles diocesanos: El próximo domingo, 27 de noviembre, comienza el Adviento y, con él, un nuevo Año Litúrgico. Es un tiempo de preparación espiritual para la gran fiesta de la humanidad: el nacimiento del Hijo de Dios. […]
Carta Pastoral- Día de la Iglesia Diocesana

Carta Pastoral- Día de la Iglesia Diocesana

Vivían todos unidos y tenían todo en común (Hch 2, 44) Queridos diocesanos,    Volver a los orígenes de la Iglesia y hacerlo caminando juntos. En este tiempo de gracia, la Iglesia universal, y también las Iglesias particulares, están llamadas a afrontar nuevos retos que las acerquen al origen, al principio. Desafíos que vendrán de la […]
Carta Pastoral DOMUND 2022 «Seréis mis testigos»

Carta Pastoral DOMUND 2022 «Seréis mis testigos»

Queridos diocesanos, Octubre es sinónimo de Misiones. Este mes nos recuerda cada año, desde hace 200, ese mandato de Jesús, “id por todo el mundo y anunciad el Evangelio”, que Obras Misionales Pontificias hace vida a través de la campaña del DOMUND. Este año, en el que el DOMUND llega a esa cifra redonda del […]
Carta Pastoral en la II Jornada Mundial de los Abuelos: “En la vejez seguirán dando fruto” (Sal 92,15)

Carta Pastoral en la II Jornada Mundial de los Abuelos: “En la vejez seguirán dando fruto” (Sal 92,15)

La figura de los abuelos forja uno de los pilares más arraigados, profundos y entrañables en la vida de cada niño. Aquellos que tienen la posibilidad de conocer a sus abuelos y disfrutarlos poseen, desde su niñez, un gran tesoro que se instala en el corazón y que se mantiene de por vida. El testamento […]
© 2022 Diócesis de Jaén
Accesibilidad