Carta Pastoral: La Religión enriquece la Educación

10 junio de 2016

Queridos diocesanos:

En esta primera carta, con la que me dirijo a toda la Diócesis tras mi incorporación como vuestro obispo, el tema del que quiero hablaros es el de la clase de religión en la escuela. Aunque es para todos, los destinatarios más interesados en lo que os voy a decir sois todos los que os movéis en torno a la escuela, pero sobre todo los son los padres y madres de familia. Pongo de este modo a la familia, ya desde el comienzo de mi ministerio, en el punto de mira prioritario de mi preocupación pastoral.

Ser familia, como sabéis, es el mayor bien que el ser humano puede poseer después de la vida; de ella deriva lo mejor que recibimos en cualquiera de las épocas de nuestra existencia. La familia pone el amor y, con él, asume sus responsabilidades al ocuparse del desarrollo de todos sus miembros. Una de esas responsabilidades es la preciosa tarea de los padres de educar a los hijos. Se puede muy bien decir que todos somos lo que Dios, la naturaleza y la familia – esa cadena amorosa – han hecho de nosotros. De un modo especial la educación encauza nuestra identidad y dignidad como personas. Ese arte de educar, la familia no lo ejecuta sola, necesita la ayuda de la sociedad y, cuando es creyente, recibe también la ayuda de la Iglesia.

Hay un ámbito educativo que, a medida que crecen los hijos, colabora con la familia en la educación, se trata de la escuela. Ella ofrece a los niños y niñas una educación plena. Eso no significa que desaparezca la responsabilidad de los padres, ellos tienen que estar necesariamente en contacto con la escuela, porque continúan siendo los primeros responsables de la educación de sus hijos. Por eso, ellos tienen el derecho primario de elegir el modelo de educación que quieren, y el estado y las administraciones tienen que tenerlos en cuenta en sus leyes.

Un alto porcentaje de los padres giennenses comprenden muy bien que la religión ha de tener un espacio en la escuela para que la educación sea plena e integral y, por tanto, la religión pueda hacer su imprescindible aportación en la educación. Esos padres son conscientes de que todo ser humano tiene derecho a cultivar su dimensión transcendente. Por eso,  el saber religioso no puede estar ausente de los otros saberes que se ofrecen en la escuela. La religión le da armonía y horizonte a lo que la escuela ofrece.

Queridos padres, no hace falta que a vosotros os diga todo lo que significa la clase de religión para vuestros hijos y todo el bien que les hace. Como muy sabéis es necesaria para su desarrollo como personas. La clase de religión nunca es un estorbo; al contrario, de no estar en la escuela, a la educación le faltaría algo esencial. La religión es un aporte enriquecedor de todo aquello que deseáis para vuestros hijos e hijas.

Pues bien, por todas estas razones, que estoy seguro valoráis, me vais a permitir que os anime de todo corazón a apuntar a vuestros hijos a la clase de religión. Tomad la iniciativa, id a los colegios y manifestad lo que queréis y, si os preguntan, dad la razón por la que habéis hecho esta opción. Recordad que cuando se apunta a los hijos a la clase de religión se pide algo importante para su educación: que se cultive la cultura cristiana desde la que ellos y vosotros vivís vuestra fe; pues, de lo contrario, el hecho religioso quedaría al margen de los conocimientos y saberes de los niños y jóvenes y dejaría de estar integrado con los otros saberes, con las otras dimensiones del saber. Además, eso sería para ellos y para la sociedad un grave perjuicio social: si los niños no estudian religión en la escuela se va destruyendo poco a poco la cultura cristiana y, por tanto, se deteriora la identidad de la persona y de los pueblos.

Convencido de que entendéis lo que os estoy pidiendo y las razones que hay para ellos, os agradezco de corazón que acojáis la palabra de vuestro obispo y apuntéis a vuestros hijos e hijas a la clase de religión.

Con mi afecto y bendición.

+ Amadeo Rodríguez Magro

Obispo de Jaén

Compartir:

OTRAS NOTICIAS

Sr. Obispo
Celebración de la entrega del salterio presidida por Don Sebastián, Obispo de Jaén

Celebración de la entrega del salterio presidida por Don Sebastián, Obispo de Jaén

Los hermanos de la 3ª Comunidad del Centro Neocatecumenal, recibieron el Salterio y la Gracia del Bautismo para rezar y combatir en la vida cristiana. Una celebración presidida por nuestro Obispo, Don Sebastián Chico Martínez.
Alrededor de 500 niños se preguntan, ¿quién es Jesús para mí?

Alrededor de 500 niños se preguntan, ¿quién es Jesús para mí?

En este tiempo litúrgico en el que la Iglesia nos ofrece para la renovación interior, camino de conversión para encontrar a Dios en nuestra vida, el Secretariado de Infancia y Adolescencia ha celebrado el XII Encuentro diocesano de Niños  bajo el lema “Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? (Mt 16,15).
Las piedras y las tentaciones

Las piedras y las tentaciones

Durante el tiempo de Cuaresma, se nos invita a considerar el pasaje de las pruebas de Jesús en el desierto. Tanto en la versión de Mateo como en la de Lucas, la primera tentación es la de convertir las piedras en pan (Mt 4,3; Lc 4,3).
El Obispo confiere el Ministerio del Lector a Fernando Ruano, en el Día del Seminario

El Obispo confiere el Ministerio del Lector a Fernando Ruano, en el Día del Seminario

En el cuarto domingo de Cuaresma, domingo de laetare o de la alegría, se celebraba el Día del Seminario. El Obispo de Jaén, Don Sebastián Chico Martínez, presidió la Eucaristía a las 12 horas, en la S. I. Catedral de Jaén, donde confirió el Ministerio del Lector al seminarista Fernando Ruano.
© 2022 Diócesis de Jaén
Accesibilidad