Profesión solemne en el monasterio de Santa Catalina de Baeza

El pasado sábado, 12 de Mayo, el  Obispo de la Diócesis, Don Amadeo Rodríguez Magro, presidía una profesión solemne en el Monasterio de Santa Catalina de Baeza.

La Hermana Sor Cristina hacía sus votos perpetuos consagrándose a Dios en pobreza, castidad, obediencia y clausura junto con sus hermanas pobres de Santa Clara.

En un Templo lleno de fieles comenzó la celebración con la invocación al Espíritu Santo con el canto del Veni Creator. Participaron en la liturgia los padrinos de Sor Cristina junto con otros bienhechores del monasterio.

Concelebraron el Capellán del monasterio, D. Pedro Garrido; el Párroco de el Salvador, D. Juan Quiles; el confesor del monasterio, D. Mariano Cabeza, que ejerció como maestro de ceremonias, y otros sacerdotes: D. Juan Francisco Ortiz, Rector del Seminario; D. Emilio Samaniego y D. Juan Antonio Marín, Párroco de Ibros.

En su homilía, el Prelado jiennense animó a la profesa a unirse a su Esposo, Jesucristo, en la oración. Una oración contemplativa pero también oblativa por el mundo, en sus alegrías y su penas.

Tras la homilía comenzaron los ritos propios de la profesión solemne con la consagración de Sor Cristina a Dios, firmando esa consagración perpetua sobre el altar acompañada de sus padrinos.  A continuación se le hizo entrega de los signos de su nueva vida: el anillo, la cruz, la corona de espinas concluyendo con el beso de la paz a la comunidad,  Obispo y sacerdotes concelebrantes.

Un día muy hermoso para el monasterio de Santa Catalina que cuenta ya con nueve monjas de votos solemnes y dos de votos temporales.

Compartir: