Primer destino de Don Sebastián como nuevo Obispo: la ciudad de Baeza

Ayer, primer domingo de Adviento, el nuevo Obispo de Jaén, Don Sebastián Chico Martínez, presidía la Eucaristía de la 2 de TVE desde la Catedral de la Natividad de Nuestra Señora de Baeza. Lo hacía con motivo del 25 aniversario de la creación del Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza.

Antes, aprovechando la primera visita del Obispo a esta ciudad patrimonio de la humanidad, era recibido por la alcaldesa, Dña. Lola Marín, y varios miembros de la corporación municipal a las puertas del Ayuntamiento. Allí, quiso hacer hincapié en la importancia del buen entendimiento y de trabajar juntos para conseguir el gran objetivo que es el servicio al pueblo, el servicio a la sociedad. Posteriormente, firmó en el libro de honor del Ayuntamiento pidiendo por cada uno de los habitantes de Baeza, por sus familias y por la Corporación municipal que lo había recibido en nombre de todo ellos. “Que el Señor los proteja y los bendiga. Me encomiendo a sus oraciones y me pongo a su servicio”, concluía.

A continuación, dando un paseo por la ciudad, se encaminaron hacia la Catedral para presidir la Eucaristía. Allí, lo esperaban un numeroso grupo de fieles, los sacerdotes de la ciudad y varios miembros del Cabildo Catedral.

Durante su homilía el Obispo explicó que comienza un nuevo tiempo litúrgico, el Adviento. “Durante las cuatro semanas de Adviento queremos prepararnos, deseamos prepararnos, preparar nuestros corazones, para celebrar y vivir a fondo la gran alegría de recibir a Jesús”. En este sentido Don Sebastián apuntó que preparar la Navidad requiere reconocer nuestras deficiencias. “Vivimos demasiado apegados en las cosas de la tierra, vivimos demasiado ocupados por los asuntos de este mundo. Vivimos olvidados de nosotros mismos y de los demás. No tenemos tiempo, vamos corriendo a todos lados y no nos interesa muchas veces nada. En estos días de Adviento nos tenemos que parar y pensar sobre el valor de nuestra vida y sobre el valor de la vida, también, de nuestros hermanos. Por eso el Adviento nos invita a convertirnos interiormente y a prepararnos para recibir las gracias que Dios quiere regalar”.

Asimismo, Monseñor Chico Martínez manifestó que  vivir el Adviento es “ponernos en camino. Es renovar nuestra fe. Es avivar nuestro deseo de ser mejores. Camino que, como bien sabéis, está presidido, de una manera especial,  por la presencia de una estrella maravillosa, hermosa, que alientan y fortalece nuestro corazón: la Virgen María, la Madre de la esperanza”. Y añadió: “Pidámosle a ella que este tiempo de preparación para la Navidad sea un tiempo intenso en nuestra vida, un tiempo de renovación espiritual, un tiempo de conversión de nuestro corazón y de toda nuestra vida. Que nos prepare para un encuentro íntimo e intenso con su con su Hijo Jesucristo, nuestro Dios y Señor. Que así sea”, culminaba.

Al concluir la celebración eucarística, Don Sebastián visitó la Capilla de San Juan Evangelista, sede de la Hermandad de Las Escuelas de Baeza. Allí, fue recibido por su Junta de Gobierno, que le explicar la historia de su devoción. Su paso por la ciudad terminó con la visita a la Agrupación arciprestal de Cofradías, donde recibió una calurosa bienvenida. El Obispo apuntó que la devoción popular “es muy necesaria hoy en día. La labor que estáis haciendo de llevar a las calles el Evangelio de nuestro Señor y, sobre todo, el culmen de ese Evangelio que es la pasión, la muerte y la resurrección de nuestro Señor Jesucristo,  es una labor muy hermosa y es una labor que está dando muchos frutos”. Además,  hizo hincapié en la importancia de la implicación de los jóvenes en las Cofradías y en la Iglesia.

Asimismo, Don Sebastián subrayó que las Cofradías están haciendo un trabajo muy hermoso hacia dentro y hacia fuera. “Es muy importante hacer un trabajo hacia el interior de cada Cofradía y hacia el interior de cada cofrade. Cuánta gente dentro de la cofradía ha encontrado la fe y cuánta gente, también, fuera de la cofradía, por ver nuestras imágenes, por ver la devoción con la que hemos portado ese Evangelio vivo por nuestras calles. Hemos podido tocar el corazón de mucha gente. Hoy más que nunca se necesita, hoy más que nunca la Iglesia os necesita. Sé que estáis trabajando mucho y que lo estáis haciendo muy bien. Y quiero alentaros en esta tarea tan hermosa”, apuntó.

Tras una intensa mañana se despedía de la ciudad de Baeza, su primer destino como Obispo de Jaén.

Galería fotográfica: «Primera visita del Obispo a Baeza»

Compartir: