Las dominicas de Jaén inician en curso con unos Ejercicios Espirituales

En la comunidad de MM. Dominicas de Jaén- convento de la Purísima Concepción-, el Señor nos ha regalado la gracia de hacer nuestros Ejercicios Espirituales durante los días 5 al 12 de septiembre del presente año, dirigidos por el Rvdo. D. Germán García Aguilera, la Párroco de Villargordo (Jaén).

El día 5, en el calendario litúrgico entre otros santos, se celebraba a Sta. Teresa de Calcuta y justo el día de concluir, día 12, el Dulce Nombre de María, así pues bajo la protección de Madre Teresa de Calcuta, gran santa y modelo  de vida entregada a ”no negarle nada a Jesús entre los pobres más pobres” y María Stma., Madre nuestra y modelo de entrega total a la voluntad de Dios, puso D. Germán nuestros Ejercicios Espirituales.

Se nos propuso el reto de vivir este tiempo de Gracia como un camino de Encuentro con Dios, en la soledad y el desierto de nuestra clausura, con un itinerario bien trazado por el Espíritu Santo a través de la palabra de nuestro Director de Ejercicios.

Tenemos también que destacar que estos días además ayudarían a nuestras tres novicias, Sor Leoni, Sor Amor y Sor Beatriz a prepararse para emitir el día 15 de septiembre su Profesión Temporal en la Orden dominica.

D. Germán ha sido un discreto acompañante de camino y nos ha hecho caer en la cuenta del hecho que parece obvio pero a veces olvidamos: los Ejercicios Espirituales eran para nosotras y nosotras teníamos que recorrer con paso firme y comprometido esta aventura de encontrarnos con nosotras mismas, bajando hasta nuestros abismos, para entender qué hemos de ir podando y quitando para andar según el querer de Dios. Días sobre todo para encontrarnos con Cristo nuestro Esposo Amado, para avivar el fuego del primer amor, para dejarnos declarar su amor por nosotras y al mismo tiempo decirle el nuestro; y encontrarnos también con nuestras hermanas de Comunidad, para desde la comunidad llegar hasta cada ser humano de nuestro mundo, para ser transmisoras de vida, de luz y esperanza, de salvación.

Para ello, D. Germán nos diseñó una ruta de camino, a la par que nos ofreció herramientas (textos bíblicos o de otros autores), que nos ayudasen durante estos días.

Como norma diario se nos propuso:

Vigilar, para que la Gracia fuese la que pudiese más en nuestra vida  y al final pudiésemos salir de los  Ejercicios CON más GANAS Y más POSIBILIDADES DE SER AUTENTICAS SANTAS.

Trabajar, poner todo nuestro empeño en asimilar lo que cada día se nos ofrezca para nuestro bien espiritual.

Orar, en pleno desierto DIOS Y TU ALMA A SOLAS FRENTE A FRENTE. Mirar  lo que hay en el interior, dejarnos sanar por el Señor.

4ºDejar a Dios ser Dios con más intensidad, dejar sonar una música en nuestro interior, concretizada en esta frase: ¿Maestro que haré para ganar la vida eterna? (Lc. 18, 18), y una cálida respuesta por parte nuestra:” Habla Señor que tu siervo escucha” (1 Re 3,9)

Era también muy importante el Examen de conciencia que D. Germán nos recomendó hacer de una forma muy personal e intensa cada noche pidiendo siempre luz al Espíritu Santo.

Sin olvidarnos de María, nuestra Madre, contemplando a través de los Misterios del Sto. Rosario “como si presente allí me hallase” la vida de Cristo con María.

Así fuimos, día a día, adentrándonos en la espesura del bosque, a través de rutas y caminos.

Inicialmente nos enfrentamos con nosotras mismas: ¿quién soy yo?, Hicimos memoria de nuestro pasado, para reconciliarnos con él, y sobre todo para ver las maravillas que Dios ha obrado en nuestra vida, así como para desechar lo que nos estorba en nuestro presente,  para no negar nada al Señor.

También contemplamos la Alegría de la Fe (día segundo), cómo debemos vivir nuestro tiempo, cómo usar nuestros talentos, en definitiva ver  cuál es la situación de mi alma, cómo está la dimensión vertical y horizontal de mi alma? etc.

El día tercero tratamos acerca de las 10 grandes enfermedades de nuestra vida, en esta vereda del camino pudimos advertir la enfermedad del pasado, del pesimismo negativo, del individualismo, de la pereza, etc.

El cuarto día disfrutamos de un desierto especial pues D. Germán no podía acompañarnos por un compromiso pastoral anteriormente adquirido. No obstante fue un día muy especial y provechoso en el que tanto a nivel personal, como durante un tiempo a nivel comunitario, contemplamos la figura del Hijo Pródigo.

En los días sucesivos, ya puesto orden en nuestro ser personal, empezamos a profundizar  en la Gracia de Dios y para ello nos lanzamos hasta el abismo insondable de Dios, ¿Quien es Dios?, y a partir de esta cuestión fuimos adentrándonos en un mar bellísimo de gracia y ternura, hasta arribar en la Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Contemplando muy especialmente a Jesucristo= GRACIA.

Para ello se nos planteaban dos preguntas ¿quien fue Jesús? ¿Quién es Jesús?

Este paisaje fue emocionante pues nos adentramos en su ser histórico, físico, moral y modelo de oración que está inmerso en la realidad humana, en su personalidad que atrae y enamora a los hombres de su tiempo y a nosotras. Aunque también fue perseguido y odiado por cuantos no le aceptaban como Señor y Dios.

Jesús cuya tarea primordial es decirnos cuánto nos ama el Padre y hacer presente el Reino de Dios en el aquí y ahora.

De esta contemplación D. Germán nos invitaba a plantearnos: … y Jesús ¿qué quiere que yo haga?, ¿estoy dispuesta a ello?. ¡Todo un reto!

Tras descubrir esta nueva forma de vivir que nos presenta el REINO DE DIOS, que está aquí, entre nosotros, PERO TODAVIA NO, llegamos a una encrucijada, ¿Estoy dispuesta a vivir el camino de las Bienaventuranzas?.  Jesús caminará a nuestro lado, por ello es posible…

Así emprendimos la recta final de nuestros Ejercicios, pues si hasta aquí habíamos profundizado sobre nosotras mismas, nuestro ser y Dios que es Ternura y se nos da por la GRACIA, ahora se nos invitaba a ver las herramientas, la fuerza que el Espíritu Santo da a su Iglesia para hacer real en encuentro con Dios: LOS SACRAMENTOS. En cada sacramento de una forma especial llega Cristo hasta nosotros, para salvarnos en las distintas situaciones de nuestra vida, pues iniciando desde el BAUTISMO que nos HACE HIJOS DE DIOS, hasta la UNCIÓN DE ENFERMOS, que nos sana y acompaña en nuestro paso al Reno definitivo, ahí están siempre estos signos- dones de Dios- que hacen realidad lo que significan. Sin olvidar que a veces podemos trivializarnos y hacerlos infecundos en nuestras vidas.

El último día D. Germán nos presentó una propuesta : HACER NUESTRO PROYECTO PERSONAL,  pues el que tiene un plan ¡SABE EL CAMINO!.

Concluimos estos días de gracia con una solemne Eucaristía en la que estuvieron presentes numerosos fieles de la Parroquia de la Asunción de Villargordo, pues hemos de destacar que  dos hermanas nuestras eran de ese pueblo, una de ellas fallecida recientemente. Fue un ENCUENTRO fraternal de fe en EL que compartimos la COMUNIÓN y dimos GRACIAS  A DIOS POR TODOS SUS BENEFICIOS… además de ser obsequiadas generosamente por los fieles que caminan en la Iglesia de Villargordo dirigidos por D. Germán. ¡GRACIAS DE TODO CORAZÓN!!

Comunidad de MM. Dominicas
Monasterio de la Purísima Concepción de Jaén

 

 

Compartir: