Jaén, última parada de la Cruz de Lampedusa en la Diócesis

eb74776e-afb2-42c9-bd31-964de9e60e00El pasado 9 de diciembre daba comienzo la peregrinación de la Cruz de Lampedusa en Pozo Alcón. El primer destino de un total de 15 donde, este símbolo de la migración de nuestro tiempo, ha hecho parada en la geografía jiennense.

La capital fue el último destino de la Cruz en la Diócesis. Fue acogida en la Parroquia de Santa María Magdalena el sábado por la mañana. Allí se ubicó en el presbiterio. La comunidad parroquial participó en el rezo de Laudes, dirigido por su párroco, D. Agustín Rodríguez. Después, guiados por el Director del Secretariado de Migraciones, D. Jesús Castro, recorrer el casco antiguo con destino al Convento de Santa Clara. En su camino cargando la Cruz, se detuvieron en la puerta del Centro de Día de Santa Clara, donde se recordó a tantas personas, muchas de ellas migrantes, que cada día llegan hasta este centro para poder comer caliente y asesarse.

A la llegada al Convento de las Hermanas Clarisas el capellán del convento, D. Agustín Rodríguez expuso el Santísimo para, con la presencia de Jesús Sacramentado orar por tantas vidas que se pierden en el mar. A la celebración acudieron miembros del movimiento teresiano, Proyecto Rajab acompañados de un importante número de migrantes. Al concluir la Eucaristía, se veneró la Cruz por todos los asistentes, para después emprender su camino con destino a San Félix de Valois.

Ya por la tarde, se celebró otra oración en la Parroquia de San Félix de Valois. Los fieles que participaron oraron frente a la Cruz y recordaron a tantas personas, entre ellas muchos niños, que, buscando un futuro mejor, pierden sus vidas en el mar, o son víctimas de las mafias. Momentos de profunda oración.

La última parada de la Cruz de Lampedusa, el sábado, fue la parroquia de la Santa Cruz. Allí, acompañados de miembros de Cáritas, entre ellos el director de Cáritas Diocesana, de Proyecto Rajab, así como de fieles de esta parroquia. Allí, rodearon entre todos la Cruz formando un círculo para, con este gesto, acoger a los migrantes, a los que sufren, a los perseguidos, a los explotados.

El director del Secretariado, D. Jesús Castro fue el encargado de guiar la oración de recuerdo de todas aquellas personas migrantes y refugiadas, en especial, las que no consiguen llegar a su destino. Con la adoración a la Cruz concluyó esta jornada en la que los olvidados fueron los protagonistas.

Galería fotográfica: «La Cruz de Lampedusa en la ciudad de Jaén»

Compartir: