El Obispo visita la enfermería de las Hijas de Cristo Rey de Jaén

El pasado 6 de julio, a las 11 de la mañana, el Obispo de Jaén, Don Amadeo Rodríguez Magro, visitaba la enfermería de las Hijas de Cristo Rey de la capital jiennense.

A pesar de que hay otras en España, como la de La Coruña, y una casa de mayores en Granada, esta es la única enfermería de toda Andalucía. En ella conviven 15 enfermas dependientes y 5 cuidadoras, todas ellas Hijas de Cristo Rey.

“Desde que anunció su visita ya nos llenó de alegría”, explica Mª del Carmen Sánchez, Superiora de la comunidad de la enfermería.

“Es muy sencillo. Cuando llegó le explicamos que nosotras nos saludamos diciendo: «Cristo Reina», y contestando: «por siempre en nuestros corazones». Y así fue, precisamente, como saludó a nuestras enfermas. Un detalle muy bonito y que nos alegró enormemente. Después, se presentó y nos dijo que venía a estar con nosotras un rato, a conversar con cada una de nosotras”, continúa.

Don Amadeo  quiso conocer un poco sobre el Instituto y el carisma de las Hijas de Cristo Rey.  “El Instituto de las Hijas de Cristo Rey fue fundado por José Gras y Granollers. Le expliqué que el día 7, es decir, al día siguiente, teníamos la apertura del centenario de su muerte y, por lo tanto, estábamos con aires de fiesta, porque teníamos un gran acontecimiento institucional”, recuerda la Superiora.

Tras unos datos de la vida de su fundador, ella profundizó en el carisma. “Le expliqué que para él la grandeza de Cristo era todo y Cristo tiene que reinar. Nos fundó para que trabajáramos con las personas, con las familias, con la sociedad… para hacer reinar a Cristo y con la tarea concreta de la educación, sobre todo en los colegios, pero también la educación en todos los campos”.

Posteriormente, el Obispo se interesó por conocerlas una a una, saber de dónde eran, en qué casas estuvieron, qué tareas habían desarrollado, cómo había surgido su vocación…  “Hay que resaltar que hay una hermana de 99 años, otra sorda, otra que casi no habla… pero él las hizo hablar a todas y nos felicitó, justamente por eso, porque a pesar de los años, todas participaron”.

La reunión culminaba con la bendición a las hermanas y una breve visita a la capilla y parte de las instalaciones.

“Es muy lindo que el Obispo no sólo se acerque a las grandes parroquias, a las grandes instituciones, sino que también se preocupe por estos grupos que están aquí y que nadie los conoce. Recibir una visita así para ellas es un oxígeno, una experiencia muy bonita porque se dan cuenta que no están olvidadas, ni están dejadas por el Instituto, ni por la Iglesia. Han entregado su vida y ahora están viviendo sus últimos días y hay que intentar que los vivan de la mejor manera posible”, insiste la Superiora. Y acaba recalcando que “las hermanas están muy contentas y esperando que vuelva a visitarlas. Para nosotras, como cuidadoras, ha sido una gran alegría, pero para ellas, las enfermas, ha sido una experiencia muy bonita y eclesial. El Obispo resaltó, precisamente eso, que la Iglesia se preocupa por todos y por eso quiso venir a visitarlas”.

Galería fotográfica: “Visita del Obispo a la enfermería de las Hijas de Cristo Rey de Jaén”

Compartir: