El corazón de la Diócesis late ante el monumento al Corazón de Jesús de Getafe

Este año se cumple el centenario de la Consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús. Por eso, la Santa Sede ha concedido un año Jubilar al Cerro de los Ángeles, situado en Getafe.

Hasta allí se desplazó el Obispo de Jaén, Don Amadeo Rodríguez Magro allí lo esperaban más de 150 peregrinos que quisieron alcanzar “la corazonada” del Año Santo. Peregrinos procedentes de Valdepeñas de Jaén, de La Higuera, Villardompardo, Jaén, Martos, Villacarrillo, Sabiote, Torreperogil, Úbeda, Navas de San Juan, La Carolina, Villanueva de la Reina, Andújar, Cazalilla, Mengíbar, Bailén, Linares y de varios pueblos de la Sierra de Segura.

Al llegar a la explanada, presidida por la imponente imagen del Sagrado Corazón de Jesús, se colocó la Cruz de la misión, símbolo de la Diócesis de Jaén en el Año de la Evangelización. Don Amadeo ofreció unas palabras para después rezar todos juntos la oración de la Misión. Tras la Cruz , portada por algunos peregrinos, el Obispo y los diocesanos entraron juntos al Santuario, atravesando la Puerta Santa que está coronada por un corazón.

La celebración eucarística, presidia por el Obispo contó con la presencia del Prelado de Getefe, Don Ginés García Beltrán. Junto a los dos prelados, ocho sacerdotes de las diócesis de Jaén y Getafe concelebraron la Eucaristía.

Homilía
En sus palabras, el Obispo Don Amadeo quiso dedicar unas palabras de agradecimiento a Don Ginés, “por habernos dado esta oportunidad, habernos acogido en este año Jubilar, que es un regalo para la Diócesis y para la Iglesia española. Un símbolo de una devoción preciosa y  universal, de todos los bautizados”. Para seguir expresando que desde el bautismo, los cristianos vivimos de “un encuentro personal con Cristo, que nos cambió la vida. Un encuentro que hay que ir cultivando permanentemente a lo largo de toda nuestra existencia. En ese camino de la vida, nosotros siempre vamos a un encuentro con el corazón de Cristo”.

El Prelado del Santo Reino animó a los presentes a “no perder nunca la ilusión por ser atraídos por el corazón de Cristo. Eso significará que vivimos nuestra existencia en la gratitud del amor de Dios”.

En su homilía, el Obispo recordó el “envío misionero” de Cristo a Santa Margarita de Alacoque para que propagara la devoción a su sacratísimo corazón. A la vez que quiso incidir que contemplamos a Cristo en ese corazón. “Por eso,- afirmó Don Amadeo,- desde la fuente inagotable que es el corazón de Jesús hemos de sacar la energía para amar y para vivir y cumplir nuestra vocación al amor. Hemos venido a beber de esa fuente, a beber de esa fuente que nos conduce a la vocación al amor, a la vocación a la Santidad”.

Al terminar la celebración, el Obispo de Jaén entregó a su homónimo de Getafe un grabado del Santo Rostro y le impuso una cruz de la Misión diocesana.

Después, los peregrinos y el Obispo se postraron a los pies del monumento al Sagrado Corazón de Jesús para hacerse una fotografía de grupo antes de visitar el convento carmelita levantado bajo la inspiración de la Madre Maravillas de Jesús, así como la ermita de la Virgen de los Ángeles.

Tras despedir al Obispo, los peregrinos comieron en Aranjuez y tuvieron la oportunidad de pasear y conocer algunos de los lugares más hermosos de esta ciudad tan patrimonial.

La próxima peregrinación diocesana tendrá lugar del 22 al 24 de abril  y llevará a los fieles a Fátima.

Galería Fotográfica: “Peregrinación diocesana al Cerro de los Ángeles”

Compartir: