Profesión solemne en Baeza

En la fiesta de la Inmaculada Concepción de María, el Monasterio de San Antonio de Baeza acogió la celebración de una profesión solemne, la de la hermana Isabel del Niño Jesús  Kivuva. En la celebración la monja, de origen keniata, ha entregado su vida a Dios en la fraternidad franciscana para dedicar su tiempo a la oración contemplativa y el trabajo.

La Eucaristía la presidio el Padre Francisco Pérez Hermoso y concelebraron D. José Moltó, Capellán del Monasterio y D. Mariano Cabeza, Confesor del Monasterio de Santa Catalina, junto a un padre carmelita, venido de Barcelona y de origen keniata como la profesa.

En un templo lleno de fieles, Sor Isabel junto a la Abadesa, Sor Carmen y la Vicaria Sor Consuelo y sus padrinos Jesús Sánchez y Josefina, pronunció sus votos perpetuos y recibió la corona y el anillo, signos de su entrega a Dios.

El Coro estaba compuesto por la organista, María Ortega y monjas de las dos comunidades clarisas de Baeza, Santa Catalina y San Antonio, participando en la liturgia un grupo de niñas y personas cercanas a la comunidad.

Con Sor Isabel del Niño Jesús y un buen grupo de chicas jóvenes de Kenia han reforzado las comunidades contemplativas de Baeza.

Mariano Cabeza Peralta
Confesor del Monasterio de Santa Catalina de Baeza

Compartir: