El presbiterio diocesano renueva sus compromisos sacerdotales en la Misa Crismal

     Este Martes Santo, como viene siendo habitual, se ha celebrado en la Catedral de Jaén la Santa Misa Crismal. 
     A las 11 de la mañana comenzaba la ceremonia presidida por el Sr. Obispo, D. Ramón del Hoyo López y concelebrada por D. Antonio Ceballos, Obispo emérito de Cádiz y Ceuta, y 154 presbíteros que, un año más, renovaban sus promesas sacerdotales.  

Durante la ceremonia, además, se bendijeron los santos óleos que serán repartidos por todas las Parroquias de la diócesis para la celebración de los sacramentos: bautismo, confirmación, unción de enfermos y orden sacerdotal.
      Durante su homilía el Sr. Obispo quiso resaltar la importancia de ese día en el que se renuevan los compromisos sacerdotales. “Este es un día muy especial para los sacerdotes y para todo el presbiterio diocesano. Es una fecha que esperamos con ilusión, cada año para agradecer juntos el don de nuestro sacerdocio y renovar con gozo nuestros compromisos sacerdotales. En esta Misa «Crismal» consagraremos también los Óleos con los que ungiremos a los nuevos bautizados, a los que recibirán el don del Espíritu Santo en la Confirmación, y a los enfermos, llevándoles el consuelo y la fortaleza de Cristo y ayudándoles a convertir su fragilidad y dolores en instrumento de redención. Para mí es también una oportunidad especial para manifestaros mi gratitud por vuestra ayuda callada y fiel, pero imprescindible y valiosísima para esta Iglesia particular de Jaén. Gracias y que Dios nos siga ayudando para ser, en todo momento, instrumentos de comunión y fraternidad”.  
     Igualmente, Monseñor del Hoyo, animó a los presbíteros a actualizar la alegría de la ordenación y renovar el deseo de ser fieles hasta la muerte. “Al hacer dentro de unos momentos la renovación de nuestros compromisos sacerdotales, actualicemos la alegría de nuestra ordenación y de nuestra primera Misa. Renovemos el deseo de ser fieles hasta la muerte. Pensemos que la Iglesia no descansa sobre nosotros, sino sobre Cristo, que es su fundamento y piedra angular. Nos acompaña realmente presente entre nosotros y ora al Padre por nosotros. ¿Por qué temer? Todo lo contrario, seguiremos como el Apóstol Juan apoyados junto a su pecho cada día”. 
     Finalmente, D. Ramón recordó a los siete nuevos beatos de la diócesis de Jaén. “Como sabéis el pasado día 13 de octubre de 2013, el Delegado Pontificio, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el Cardenal Angelo Amato, declaró mártires a Mons. Manuel Basulto Jiménez, tres sacerdotes diocesanos, dos jóvenes y a una religiosa de nuestra Iglesia diocesana. Hoy es buena ocasión para que como Presbiterio Diocesano demos gracias por estos nuevos mártires que sembraron estas tierras con su sangre, sobre todo tantos y tantos sacerdotes, con su Obispo al frente, que nunca vamos a olvidar. Son muchos más y estamos a punto de abrir, como ya saben, un nuevo proceso”.
     Tras la Eucaristía fueron trasladadas las reliquias del Obispo  D. Manuel Basulto y compañeros mártires a la Capilla de las Reliquias donde permanecerán de forma definitiva para la veneración de los fieles, junto a las de los sacerdotes D. Francisco Solís Pedrajas y D. Francisco López Navarrete.
 

Compartir: