El Obispo celebra el 150º aniversario del nacimiento de la Beata Madre Francisca de la Encarnación

16 enero de 2023

A las 17,45h de la tarde del viernes, 13 de enero de 2023, Don Sebastián Chico Martínez, Obispo de Jaén llegaba a lo más alto de la muy antigua ciudad de Tucci, la Villa de Martos, donde está ubicado hace 500 años el Monasterio de la Santísima Trinidad. Allí viven, actualmente, 10 monjas de vida contemplativa de la Orden de la Santísima Trinidad (MM. Trinitarias), y fue casa, hasta pocos días antes de su muerte, de la Beata marteña Madre Francisca de la Encarnación; motivo por el que Don Sebastián visitó el Monasterio y celebró la Santa Misa en el 150º Aniversario de su nacimiento.

El Prelado fue recibido en la puerta del Templo conventual por los párrocos de la ciudad de Martos; D. Carlos Moreno y D. Miguel José Cano, a los que saludó con profunda cordialidad. Se dirigió hasta los pies del altar para orar unos momentos ante el Santísimo Sacramento y enseguida subió hasta la Reja de Clausura para saludar, con profundo cariño, a las monjas Trinitarias, que lo esperaban con inmensa alegría. Allí estuvo con ellas unos minutos mostrándoles muchísima cercanía y ternura, especialmente a algunas mayores.

En la sacristía, Don Sebastián saludó afectuosamente al Capellán del Monasterio, P. Fernando Colodro (OFM) al que valoró mucho en su labor diaria de atención a las Religiosas a pesar de su edad y sus achaques propios de salud.

El alcalde de la ciudad de Martos, D. Emilio Torres y el Senador, D. Víctor Manuel Torres, así como el Jefe de la Policía Local de Martos, en representación de todas las autoridades civiles de la ciudad, entraron a saludar afectuosa y cordialmente al Obispo, un gesto que agradeció profundamente y por el que se sintió acogido y querido en la Villa Tuccitana. Ya que no es la primera vez que el Obispo y el Ayuntamiento de la ciudad intercambian saludos y gestos de reconocimiento mutuo.

La Santa Misa comenzó con inmensa alegría en la participación del Coro Parroquial de la Real Parroquia de Santa Marta, que desde el comienzo con su armonía y unción, hicieron de la Celebración un auténtico Encuentro con el Señor.

Todo el Presbiterio de la Iglesia Conventual estaba exquisitamente adornado con los mejores ornamentos litúrgicos que exponían sin cesar el lema de la Orden Trinitaria: ¡Gloria a la Trinidad y al cautivo libertad! Un precioso exorno floral en color rojo sangre hablaba sin palabras de martirio y amor.

Detrás de la Reja de Clausura un numeroso grupo de MM. Trinitarias venidas también de otros Monasterios que recogidas con profunda unción y devoción participaban emocionadas en la Solemne Eucaristía. Don Sebastián, en todo momento, se dirigió a ellas con inmenso cariño y admiración. A modo de un gran ramo de rosas blancas, eran sin duda el mejor adorno del altar del Señor.

El Obispo jiennense comenzó su homilía saludando a los sacerdotes concelebrantes, autoridades, cofradías, y a otras comunidades religiosas marteñas que participaban también en la Eucaristía.

“La vida contemplativa es una riqueza para la Iglesia, para los pueblos y para nuestra vida Diocesana! Y hoy más que nunca sois el testimonio de una vida entregada fielmente en pobreza, obediencia y castidad hasta el final; un final que la Beata Madre Francisca de la Encarnación ratificó con el derramamiento de su propia sangre, configurándose así con su Esposo, Cristo, en la cruz”, expresó. “Estoy seguro que vuestra oración, entrega y sacrificio sostienen la vida Diocesana y la evangelización; y estoy aún más seguro que me sostenéis a mí como Obispo en mi misión diaria”, continuó explicando.

Don Sebastián invitó a la comunidad de fieles laicos y a las autoridades a cuidar la vida del Monasterio de Martos, que desde hace 500 años, dan vida y altura espiritual a la ciudad de, de donde era natural la Madre Francisca de la Encarnación; teniendo así, Martos, el orgullo de tener una Beata marteña, que pronto será Santa para toda la Iglesia universal. 

El Obispo siguió diciendo: “…Hay dos clases de martirios; uno el que vivió la Beata Madre Francisca de la Encarnación, con el derramamiento cruel de su vida y su sangre, por defender su pureza y virginidad, y sólo por el hecho de ser monja. Un martirio cruento que se consumó después de muchas humillaciones y vejaciones, en la puerta del cementerio de las Casillas de Martos, el 13 de enero de 1937.  Pero hay otro martirio, al que seguramente estamos llamados todos nosotros que es la entrega fiel y diaria de nuestra vida, en nuestra vocación y estado de vida, que muchas veces supone un testimonio costoso ante los demás y una entrega de todo lo que uno es, por el Señor y por los demás.”

Del mismo modo, el Prelado del Santo Reino pidió en varios momentos de la celebración por las vocaciones cristianas, especialmente por las vocaciones a la Vida religiosa contemplativa y a la vida religiosa activa, presente allí en las Madres Calasancias, hijas de la Divina Pastora y en las Madres de San José de la Montaña.

Don Sebastián se mostró en varios momentos emocionado y conmovido ante la figura de la Madre Francisca de la Encarnación que dentro del convento siempre buscó ocupar el último lugar, ocupando casi siempre el oficio de tornera. Mucha gente de su mismo pueblo, ni siquiera sabía que estaba en el convento al que entró desde muy jovencita. Toda su vida de profunda humildad y anonimato, de inmensa espiritualidad y fiel vida religiosa la estaban preparando para el martirio. Un martirio del que se podía haber salvado, porque al ser de Martos, conocía a personas y familias influyentes, pero que ella aceptó como una oportunidad total de unirse a su Esposo y serle fiel hasta el final sin reservarse nada. Un martirio cruel y vejatorio dándole un tiro, después de muchos días de cárcel e intentar violarla sin conseguirlo. 

AL terminar la celebración, la joven Madre Yéssica, Priora de las Monjas Trinitarias de Martos, hizo una bellísima Acción de Gracias a Dios Trinidad por sus vidas elegidas como ofrenda al Altísimo por la Salvación del mundo, agradeciendo a Don Sebastián su presencia y cariño en la Celebración y desde su llegada a la Diócesis de Jaén. Quedando comprometidas a rezar por él y por sus intenciones diocesanas cada día.

Después de la Oraciones propias del Ejercicio del Triduo en honor a la beata Madre Francisca de la Encarnación, y de incensar su cuerpo incorrupto expuesto a la veneración de los fieles bajo el coro de clausura del Monasterio, dio por finalizada la Celebración del 150º Aniversario del Nacimiento de la Beata Marteña Francisca de la Encarnación, que sin lugar a dudas ha marcado profundamente la vida religiosa de la Villa Tuccitana y de este Monasterio de la Santísima Trinidad.

Miguel José Cano
Párroco de Martos

Galería fotográfica: «150 aniversario del nacimiento de la Beata Francisca de la Encarnación»

Compartir:

OTRAS NOTICIAS

Vida consagrada
“De lo pintado a Dios”: restauración del patrimonio artístico del Convento de San Juan de la Cruz de Úbeda

“De lo pintado a Dios”: restauración del patrimonio artístico del Convento de San Juan de la Cruz de Úbeda

“De lo pintado a Dios”, expresión que utiliza San Juan de la Cruz en el tercer libro de la Subida al Monte Carmelo para referirse al valor de la pintura y la escultura en el camino de la fe. El lema de la exposición, por tanto, nos invita a reflexionar sobre la relación entre el arte y la espiritualidad.
Retiro Cuaresma de CONFER-Jaén

Retiro Cuaresma de CONFER-Jaén

Los religiosos y religiosas de la Diócesis han participado en un retiro de Cuaresma, organizado por CONFER- Jaén, que se ha desarrollado en la Casa de la Iglesia. Este rato de oración y encuentro con el Señor fue dirigido por el Hermano Ventura, Marista de la comunidad de Granada.
Las Hermanitas de los Pobres animan a las jóvenes a vivir con ellas la Semana Santa

Las Hermanitas de los Pobres animan a las jóvenes a vivir con ellas la Semana Santa

emana Santa con las Hermanitas de los Pobres en Los Molinos (Madrid). Esta es la propuesta que lanza el grupo de jóvenes Juana Jugan a menores de 35 años, para que celebren la Semana Santa desde la oración y el servicio a los ancianos.
El Obispo nombra Consiliario del orden de las Vírgenes Consagradas al sacerdote D. José Manuel Pancorbo

El Obispo nombra Consiliario del orden de las Vírgenes Consagradas al sacerdote D. José Manuel Pancorbo

El Obispo de Jaén, Don Sebastián Chico Martínez, ha hecho público, en el día de hoy, el nombramiento como Consiliario de la orden de las Vírgenes Consagradas a D. José Manuel Pancorbo Ortega.
© 2022 Diócesis de Jaén
Accesibilidad