Atrio de los gentiles: «Cambiar la mirada»

29 julio de 2022

En el Atrio de los Gentiles nos guiamos por la máxima socrática que  enseña a seguir los argumentos donde quieran que nos lleven. El Atrio es lugar para buscadores no para dogmáticos que se crean poseedores de la verdad. En la búsqueda  podemos llegar a  comprender  que la cuestión no es tanto si Dios existe o no existe, sino qué o Quién es Dios. Hablar de Dios es hablar del fundamento y el sentido de la realidad. El ateo considera que el fundamento es impersonal (algo análogo a la materia o la energía), mientras que el teísta piensa que el  fundamento  es algo personal (algo análogo a la conciencia). Esto conlleva que para el ateo, en último término, todo aquello que tenga que ver con la dimensión espiritual tendrá que reducirse a la materia o a algo similar. Para el creyente teísta la dimensión espiritual, por el contrario, tiene una realidad propia que no puede explicarse desde la materia. Para el creyente en un Dios personal  no hay demasiada dificultad para entender todos los procesos materiales, vitales y espirituales mientras que para creyente en el dios-materia la cuestión se complica extraordinariamente al tratar la conciencia, la libertad y todo lo que tenga que ver con la dimensión espiritual del hombre.

Llegados a este punto uno puede decir “Sí”, mi razón me lleva a considerar la viabilidad racional de la existencia de un Dios trascendente, pero ¿ahora qué?

Ahora toca vivir una “mística de ojos abiertos” en la bella expresión  de A. J. B. Metz. Se trata de mirar de frente la realidad, confrontarse con lo cotidiano, buscar a Dios en el universo que nos circunda, en la naturaleza percibida como creación y  en el encuentro con los otros, en medio de un mundo complejo donde se dan inevitables conflictos. Esa mirada desde lo profundo permite que Dios pueda experimentarse en la realidad y nos siga sorprendiendo.

Dios se podrá hacer presente en la contemplación de los cielos y la tierra. Pongamos por ejemplo al conocido filósofo Byung- Chul Han quien recientemente mostraba como el acercamiento a la naturaleza por medio del cuidado de su jardín y  la escucha del silencio contemplativo le había devuelto a la fe:

“De algún modo mi jardín me ha dado la fe en Dios…. Dios existe, luego existo. Utilicé la esterilla de goma… Recé a Dios «¡Alabo tu creación y su belleza»!¿Gracias!¿Grazzie!”

También se podrá encontrar a Dios en la celda interior, en la intimidad  o  en el encuentro, en el coro del todos juntos;  Dios se hará presente en el hondón del alma o  en el rostro del otro .

Sea como sea, debemos  aprender a mirar con nuevos ojos lo que implica tanto una voluntad de apertura, como una razón-cordial capaz de acoger al Dios que te sale al paso. Es la vivencia del estar sumergido y penetrado por el Misterio en el que somos, nos movemos y existimos (Act. 17, 28). Se trata de la experiencia de un encuentro con lo divino capaz de propiciar   un diálogo interior en el que se va descubriendo que la vida es bella, que tiene valor y que está llena de sentido aun experimentando las contradicciones de la existencia.  Sea cual sea el sendero si lo sigues hasta el final te llevará a un claro de luz que podemos identificar  con Cristo. Ilustremos esto con este testimonio de la joven judía Etty Hillesum  quien, poco antes de ser deportada a Auschwitz donde  moriría   a la edad de 29 años, escribía:

“Con el odio no llegaremos a ninguna parte…Las cosas son en realidad muy diferentes a como nos la imaginamos en nuestros esquemas…Klaas (un amigo de Etty), en realidad solo quería decirte que tenemos que arreglar muchas cosas con nosotros mismos, que no podemos ceder al odio hacia los que llamamos nuestros enemigos….Es la única posibilidad, Klass, no veo otra salida que aquella en la que cada uno de nosotros se repliegue en sí mismo y extirpe y destruya dentro de sí todo  aquello que conduzca a la convicción de tener que destruir a otros. Tenemos que estar convencidos de que cada chispa de odio que nosotros añadamos al mundo, lo hace más inhóspito de lo que ya es. Y Klaas, el viejo y enconado luchador de clases, dijo desconcertado y al mismo tiempo sorprendido: «SÍ,PERO ESO…¡ESO SERÍA OTRA VEZ EL CRISTIANISMO! »

Y yo, divertida por tanta confusión, dije muy serenamente: «SÍ, ¿Y POR QUÉ NO EL CRISTIANISMO?»

Nueve días antes había escrito en su diario: “Tengo sueños extraños. He soñado que Cristo me bautizaba”. Quizás, después de todo, la clave estará en soñar que Cristo te bautiza y vivir en radicalidad este sueño.

Juan Jesús Cañete Olmedo
Sacerdote diocesano y Profesor de Filosofía

Compartir:

OTRAS NOTICIAS

Firmas colaboradoras
Filosofía y mística II. La mística como lucidez

Filosofía y mística II. La mística como lucidez

La realidad tiene en el fondo un carácter enigmático, estamos inmersos en el misterio, diría Marcel[1], y lo más escondido es lo más significativo. Intentemos desvelar ese misterio que nos embarga, o mejor intentemos que él nos revele  a nosotros mismos.
Una sana provocación

Una sana provocación

Cualquiera que lea el evangelio e intente vivirlo se sentirá interpelado por los pobres y por la pobreza. Cualquiera que quiera seguir al Señor Jesús se sabrá zarandeado por la opción por los indigentes de quien, «siendo rico, se hizo pobre por nosotros, a fin de enriquecernos con su pobreza» (2 Co 8,9)
Ecología integral: «Las pirámides y la alimentación»

Ecología integral: «Las pirámides y la alimentación»

En las últimas décadas se ha ido difundiendo la llamada “pirámide de la alimentación”, que intenta concienciar a la ciudadanía acerca de la necesidad de una alimentación sana y equilibrada. Sobre este tema nos habla Monseñor Fernando Chica Arellano en este artículo.
Filosofía y mística I. Mística del hombre ordinario

Filosofía y mística I. Mística del hombre ordinario

Comenzamos una serie de artículos bajo el epígrafe Filosofía y Mística. Pero ¿qué tiene que ver la filosofía con la mística? Si le preguntáramos a Ortega y Gasset diría que ambas se encuentran en las antípodas, si nos dirigiéramos a María Zambrano, su respuesta sería distinta.
© 2022 Diócesis de Jaén
Accesibilidad