Sesión de clausura del proceso diocesano sobre un posible milagro del beato Marcelo Spínola

     El Proceso diocesano sobre un posible milagro atribuido al beato Marcelo Spínola y Maestre abierto en sesión del 11 de abril de 2011 ha llegado a su término y el pasado 8 de abril de 2013, en la ciudad de Jaén, a las 19h, ha tenido lugar la Sesión de Clausura presidida por el Sr. Obispo de esta diócesis, D. Ramón del Hoyo López.
     Se iniciaba la sesión con una oración alusiva a la fiesta de la Anunciación que la Iglesia celebra este día por coincidir el 25 de marzo con el lunes santo. 
     Terminada la oración el Sr. Obispo, tras asegurarse de que se habían guardado todas las normas canónicas referentes a estos procesos, declaró auténticas e íntegras las actas y las dos copias del mismo. 

     A continuación prestó juramento de su cargo el “Portador”, nombre con el que se designa a la persona responsable de llevar a Roma, a la Congregación para las Causas de los Santos, las dos copias.
     Tanto las actas originales como las copias se depositaron en sendas cajas que el Sr. Obispo mandó lacrar.  
     Se dio un descanso para redactar el acta, y antes de su lectura, la Superiora General, H. Rosario Fernández Martos, en nombre de la Congregación de Esclavas del Divino Corazón, promotora de la causa, tuvo unas palabras de agradecimiento a cuantos habían hecho posible la realización del proceso: Sr. Obispo, Tribunal, testigos, médicos, copista…y con las palabras y obras de Marcelo Spínola animó a los presentes, a seguir su ejemplo de santidad.
     Finalizada su intervención el Notario dio lectura al “Instrumentum Clausurae” que con el acta de la sesión y otros documentos se introdujeron en dos sobres que lacrados se remitirán a la Congregación para las Causas de los Santos en Roma y al Obispado de Jaén.
     El Sr. Obispo hizo entrega de la caja con las actas originales  y el “Instrumentum Clausurae” al Canciller para su custodia en la diócesis de Jaén y la otra caja a la Portadora con las dos copias para entregar en la Congregación para las Causas de los Santos en Roma.
     El acto concluyó con unas palabras del Sr. Obispo y el canto del Himno del beato Marcelo Spínola que cantaron con alegría y emoción todos los asistentes: religiosas, profesores, padres de alumnos, antiguos y antiguas alumnas, familiares y amigos.
     Las Esclavas del Divino Corazón, esperan que en su FASE ROMANA la Iglesia reconozca públicamente la santidad de su Fundador para que sean muchos más los que se puedan enriquecer con su espiritualidad y se contagien de su celo apostólico.
Compartir: