Misa de Acción de Gracias por la Beatificación de Juan Pablo II

acción de gracias por la Beatificación de Juan Pablo II     El pasado sábado, 22 de octubre, tuvo lugar, en la S.I. Catedral de Jaén, la Solemne Eucaristía de acción de gracias por la Beatificación, el pasado 1 de mayo, de Juan Pablo  II.
     “El Beato Juan Pablo II entregó su vida por la Iglesia y por el mundo, como bien sabemos los católicos y muchos hombres y mujeres de buena voluntad. No se equivocaba aquella muchedumbre de fieles de todas las razas y colores que comenzó a gritar en el momento en que se celebraban sus funerales en la Plaza de San Pedro: «Santo súbito, Santo ya»”, alegaba el Sr. Obispo, D. Ramón del Hoyo López, en su carta pastoral.
     A las ocho de la tarde daba comienzo la Eucaristía que estuvo presidida por el Sr. Obispo y concelebrada por una docena de sacerdotes de la Diócesis.

      “Queremos dar gracias a Dios por las maravillas obradas a través de este cristiano, sacerdote, Obispo y Vicario de Cristo. Y queremos compartir la alegría que siente toda la Iglesia por la elevación a los altares de este su servidor y defensor del hombre y de su dignidad”, manifestaba D. Ramón del Hoyo.
     Al acto asistieron, asimismo, multitud de fieles amantes de la figura del Santo Pontífice.
     “Juan Pablo II para mí fue como un atleta de Dios porque supo llevar su vida desde la fe y el amor hacía Dios y fue Beato Papa muy viajero. Me alegré mucho cuando me dijeron que lo iban a Beatificar el día de la Misericordia porque para él era muy importante la Divina Misericordia, a Jesús y a la Virgen María”, aseguraba  Cristóbal Plaza, seminarista menor.
     “Juan Pablo II para mí es una vida perfecta. Un hombre que se ha transformado totalmente con Dios y que se fió de él. Y Caminó hacia Jesús de la mano de María Santísima”, explicaba Paqui Peña.
     “Yo destacaría su bondad, su sencillez y su manera de llegar a todas las personas con ese amor. Su mirada te lleva hacia los brazos de María, porque era un enamorado de la Santísima Virgen”, añadía Demetria Martínez.
     Tras la Eucaristía, los fieles pudieron besar la reliquia de un trozo de fajín que utilizó el Papa Juan Pablo II durante su Pontificado.

Ver más fotos

Compartir: