El Obispo de Jaén preside la Santa Misa del Encuentro Eucarístico diocesano

En este año jubilar de San Juan de Ávila, la formación del encuentro estuvo centrada en el Patrón del Clero español y su relación con el Sacramento del Amor, a través de la disertación que ofreció a los congregados el sacerdote, D. Javier Díaz Lorite.

Después de ganar el Jubileo, atravesando la Puerta Santa de la Catedral de Baeza, acompañados por el Obispo de Jaén, Don Amadeo Rodríguez Magro, se celebró la Santa Misa.

El Prelado del Santo Reino  concelebró acompañado por el Vicario General, D. Francisco Juan Martínez Rojas; el Promotor Eucarístico diocesano, D. Mariano Cabeza y el sacerdote y párroco de Santa María Madre de la Iglesia, D. Javier Díaz Lorite.

El Obispo comenzó su homilía afirmando que «la Iglesia siempre ha necesitado de la vida eucarística y la vida cristiana necesita de la Eucaristía, porque sin la Eucaristía nosotros no seríamos nada en nuestra experiencia cristiana». Después, centrándose en la Palabra proclamada, correspondiente al Domingo XXXI del tiempo ordinario, Don Amadeo hizo referencia «al corazón de Dios». «En la primera lectura, explicó e Obispo, se nos ha recordado cómo nos mira Dios, cómo nos siente Dios en su corazón, cómo toma la iniciativa». Para, a continuación, centrándose en el Evangelio recordar la figura de Zaqueo y su conversión al encontrarse con Cristo.

El casi centenar de niños de Comunión congregados en el Templo sirvió al Obispo de Jaén para recordar que «quien no se vuelve como un niño, no entrará en el reino de los cielos»: «Vosotros, los niños y vuestra experiencia cristiana sois un ejemplo para nosotros, los mayores. Cómo sentís vosotros, cómo amáis a Dios y a Jesucristo, que es vuestro amigo», afirmó Don Amadeo. «En el curso que vais a recibir vuestra Primera Comunión, estáis deseando tener un encuentro especialísimo con el Señor, en ese día grande en el que iniciéis un camino de experiencia eucarística para toda vuestra vida».

En su predicación, el Obispo recuerda el encuentro del Cristo y Zaqueo: «Es Cristo quien toma la iniciativa de ese encuentro. Es Cristo quien busca a Zaqueo y el que hoy nos busca, a cada uno de nosotros en cada Eucaristía».  Para concluir sus palabras, el Prelado afirmó que «la Iglesia del siglo XXI es una Iglesia mística, que tendrá vida interior, que tendrá capacidad de adoración al misterio de Dios, que sepa vivir, sentir, gozar el misterio de la Eucaristía, o no será una Iglesia que vaya por el buen camino. Porque es ese encuentro con Cristo lo que transforma la vida de las personas y la capacidad de amar».

La celebración estuvo acompañada por el Coro Parroquial de San Juan Evangelista de Mancha Real.

Al finalizar la celebración, y después de que los fieles recibieran la bendición jubilar comenzó una procesión claustral con Cristo Sacramentado por las naves y por el claustro catedralicio. Precedían al Santísimo las banderas de los movimientos eucarísticos y cofradías, los niños de primera comunión, que anunciaban con una campana que Cristo Eucaristía estaba llegando, los fieles congregados en este encuentro, así como el Obispo y los sacerdotes concelebrantes.

Al concluir la procesión, se expuso el Santísimo para un rato de oración personal y adoración.

Galería Fotográfica: XI Encuentro eucarístico diocesano

Compartir: