El Círculo de Silencio reclama un trabajo decente para todas las familias

Hace escasos días celebrábamos la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, en la que denunciamos la situación que sufren muchos trabajadores y trabajadoras junto a sus familias. Son todas aquéllas  a las que falta el  trabajo, el trabajo que realizan no respeta los derechos laborales o el salario que cobran no les da lo suficiente para vivir. Entre estas familias hay  un grupo que padece las peores condiciones: las familias inmigrantes.

El Círculo de Silencio del mes de octubre, celebrado el día 18 en la Plaza de la Constitución de Jaén, (convocado por la Secretariado Diocesano de Misiones, el Proyecto Rajab y la Hermandad Obrera de Acción Católica -HOAC-, apoyados por la red Jaén Ciudad Abierta), se ha sumado  a la denuncia de la OIT y a la de la Iglesia Católica que, a nivel mundial, lleva años empeñándose en que esta fecha nos sirva para reflexionar y nos ayude a cambiar la cultura del trabajo. Se ha centrado, por tanto, en denunciar la situación de los trabajadores y trabajadoras sin trabajo decente.

Ver más fotos 

Compartir: