El Seminario diocesano acoge el fin de curso del movimiento Kairós

La experiencia con los grupos de adolescentes nos enseña que una de las muchas bondades del movimiento Kairós es que es un movimiento eclesial en el que una de las premisas es compartir con otros grupos, hacer piña, sentirnos IGLESIA más allá de las paredes de nuestra parroquia.

Y con este espíritu, el pasado 17 de junio, nos reunimos más de medio centenar de jóvenes y acompañantes de las parroquias de Santa Isabel, El Salvador, San Pedro Poveda, San Ildefonso, Santa Cruz, Santiago Apóstol y el movimiento GOSP en el Seminario Diocesano.

El encuentro estaba planteado con un esquema dinámico y también formativo: un rato de baño en la piscina, un trivial con preguntas sobre la Biblia, las vidas de Jesús y María, los tiempos litúrgicos… La Eucaristía, doblemente importante al celebrarse la fiesta del Corpus Christi, y la cena compartida junto con un rato de karaoke.

Un 17 de junio, por la tarde, en Jaén. ¡Dios mío! ¿Es que están locos? Sí, yo los he visto, están locos, con el calor que hacía, dispuestos a compartir y a convivir, porque su fe es más fuerte que las ganas de estar sentados en el sofá frente a la televisión y el aire acondicionado.

Para empezar, estuvimos dándonos un baño en la piscina. La piscina es un lugar que nos vuelve a todos un poco como niños. Hicimos un partido de waterpolo, un concurso de saltos creativos, carreras de relevos… fue un rato para estar fresquitos, jugando y disfrutando de estar juntos.

Después del baño, nos arreglamos y en el salón de reuniones disfrutamos de un juego: un trivial preparado expresamente para este encuentro por parte de los acompañantes, con preguntas de las siguientes categorías: Antiguo Testamento, Nuevo Testamento, Tiempos Litúrgicos, María, Mímica y Curiosidades sobre la vida de Jesús. Fue una actividad para poner a prueba nuestro conocimiento en estos campos, jugando por equipos formados por gente de diversas parroquias (e incluso un seminarista).

Tras el juego, la celebración de la Eucaristía, en la que ofrecimos en el altar, además del pan y el vino, todo lo vivido hasta aquel momento. Aún resuenan las palabras de D. Pedro en la homilía: “en la fiesta del Corpus celebramos que Dios se parte por nosotros, para que nosotros también lo hagamos. Y yo, ¿estoy dispuesto a partirme por los demás, por mis padres, mis hermanos, mis compañeros? Darles mi tiempo, escucharlos, ayudarlos…”

Y después de la Misa… ¡Variedad de pizzas para la cena! Y agua, mucha agua fresca en esta calurosa noche de junio. Bailes y canto en el karaoke, para pasar un rato divertido y poder compartir nuestras dotes artísticas. ¡Qué tiemble Eurovisión!

GRACIAS a todos los muchachos que pudieron hacer un hueco en este apretado final de curso para mostrar su alegría de ser seguidores de Jesús.

GRACIAS a los acompañantes que prepararon con tanto cariño e ilusión este encuentro.

GRACIAS al Rector y los seminaristas por su acogida y disponibilidad y, para todos, los que pudisteis estar y los que no, FELIZ VERANO y HASTA EL PRÓXIMO CURSO.

Tomás Molina
Acompañante Kairós de la Parroquia de Santiago Apóstol de Jaén

Galería fotográfica: “Fin de curso del movimiento Kairós de Jaén” 

Compartir: