El Obispo se reúne con el claustro de profesores del Seminario de Jaén

El 7 de enero, viernes, tuvo lugar el claustro extraordinario de los profesores  del Seminario convocado por el Obispo de Jaén,  Don Sebastián Chico. Tras la oración inicial, el Obispo saludo a los profesores dando las gracias por la labor docente que vienen desarrollando. Siendo el Seminario el corazón de la Diócesis no se deben escatimar esfuerzos para fomentar la pastoral vocacional y dotar al Seminario de todos los recursos en orden a una formación óptima de los futuros sacerdotes. Después de animar a todos los profesores, Monseñor Chico Martínez se interesó por la situación de cada docente. Cada uno de los profesores fue indicando, desde cuándo era miembro del claustro, las distintas asignaturas que impartían,  así como una valoración de la situación del Seminario. Las intervenciones  no se limitaron al ámbito académico, sino que  abordaron temas de tipo personal lo que generó un clima de  gran cordialidad.

En la segunda parte del encuentro, el Prelado jiennense dio la palabra al rector del Seminario, D. Juan Francisco Ortiz,  quien presentó la nueva instrucción sobre la afiliación de los seminarios y centros teológicos a las Facultades de Teología que ha publicado la Congregación para la Educación Católica. El Seminario de Jaén debe constituirse, a tenor de la nueva instrucción, en Instituto Teológico afiliado a la Facultad de Teología de Granada.

Una vez que el Rector expuso la Instrucción de la Congregación de la Educación Católica, el Obispo quiso consultar al claustro sobre la idoneidad de que el Instituto Teológico se pueda abrir  a la formación de los religiosos y laicos como prevé la Instrucción. Después de dirimir los distintos aspectos en pro y en contra, el claustro consideró que el instituto teológico debería abrirse también a los religiosos y a los laicos por la riqueza que esto supondría.

Después de realizar esta consulta, Don Sebastián exhortó al profesorado a mirar el presente y al futuro en clave de esperanza, en definitiva, insistió, en que la clave está en ser dóciles a la voluntad de Dios. El claustro finalizó a la 1 de la tarde, tras una oración a la Santísima Virgen.

Juan Jesús Cañete Olmedo
Jefe de Estudios del Seminario de Jaén

Compartir: