El Círculo de Silencio recorre Jaén con un Vía Crucis

Como cada año, y en los días previos a la Semana Santa, el Circulo de Silencio se mueve por las calles de Jaén, a través de las estaciones del Vía Crucis. Caminando tras la Cruz recordando la vulneración de derechos de las personas refugiadas y migrantes.

El hilo conductor del Vía Crucis fueron los verbos propuestos en la Jornada de las Migraciones de este año, pero expresando también su opuesto, como realidad contraria, pudiendo encontrarse ambos sentidos en la pasión, muerte y resurrección de Jesús. Estas palabras inspiraron el contenido de cada una de las estaciones que compusieron nuestro Vía Crucis Migrante. Los verbos que se conjugaron: “EXPULSAR-ACOGER”, “AGREDIR- PROTEGER” , “ABANDONAR-PROMOVER” , “REPUDIAR- INTEGRAR”.

Tras un recorrido iniciado en la plaza de la Constitución y que acabó en la plaza de Santa María, las diversas organizaciones que componen la RED JAÉN Ciudad Abierta denunciaron la pasividad de la sociedad ante las muertes en el Mediterráneo, la situación dramática de la guerra de Siria, los casos de los menores migrantes no acompañados, la trata de personas como la forma de esclavitud del siglo XXI y la precariedad laboral que asfixia a tantas familias.

Estos días nos conmovíamos por el trágico final del niño Gabriel y recordamos a tantos niños y niñas que perdieron su vida en el Mediterráneo y que han desgarrado a tantas madres ante la mirada impasible de la Unión Europea, que con su política de control de fronteras no solo no ayuda a esas personas que se lanzan a las aguas del Mediterráneo sino que criminaliza a las organizaciones que trabajan por salvar la vida de los que se embarcan en una lancha intentando huir de la guerra, de la persecución y el hambre. No podemos quedarnos impasibles ante el dolor de los demás.

Texto y Fotos: Fernando  Mármol Hueso

Galería fotográfica: Vía Crucis Círculo de Silencio

Compartir: