El Obispo y el director de Catecumenado de la Conferencia Episcopal en la I Jornada de Catecumenado

“Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” (Mt. 28, 19) Siguiendo este mandato del Evangelio, y enmarcados en una iglesia “en salida”, ha comenzado su andadura la Delegación Episcopal para el Catecumenado en nuestra Diócesis de Jaén.

Fue presentada en el gran acontecimiento que supuso para nuestra Iglesia en Jaén la Feria de la Fe y este sábado, día 20 de febrero, celebramos la I Jornada Virtual de Catecumenado. Ha sido una gratificante jornada en la que casi 60 personas (sacerdotes, catequistas y agentes de pastoral) nos hemos reunido de forma virtual, por las circunstancias actuales, durante una mañana para seguir formándonos, aprendiendo y profundizando en la realidad del catecumenado de adultos y de niños en edad escolar que se preparan para abrazar la fe mediante los sacramentos de iniciación.

La Jornada comenzó con la acogida por parte del Delegado para el Catecumenado, D. Jesús Díez del Corral Navio y de nuestro obispo, Don Amadeo Rodríguez Magro, antes de poner este día y sus frutos en manos del Señor con una oración. Terminada la oración, Don Amadeo, que es además el responsable de la Comisión de Evangelización, Catequesis y Catecumenado de la Conferencia Episcopal, nos dirigió unas palabras en las que resaltó la importancia de cuidar la iniciación cristiana de inspiración catecumenal, cuidar el catecumenado de adultos y niños no bautizados y proponer una catequesis de reiniciación cristiana.

Tras él tomó la palabra el Delegado para el Catecumenado de Barcelona y responsable de este área en la Conferencia Episcopal, D. Felip Julí Rodríguez, que con la ponencia “El catecumenado hoy” nos habló de la realidad que tenemos en muchas de nuestras parroquias y comunidades en las que nos encontramos con adultos y niños que, por diversas circunstancias, no han recibido el Sacramento del Bautismo. «Estos adultos y niños tienen que encontrar una respuesta y acogida cuando se acercan a nuestras parroquias pidiendo ser incorporados a la vida cristiana«, explicó Julí, de ahí la importancia de la figura del acompañante, además del sacerdote y padrino o madrina, que le guíen y estén a su lado en este proceso institucional que es el catecumenado, con la actitud del Bautista: “no soy yo, es Él”, «teniendo siempre presente que la iniciativa no es nuestra, sino de Dios, y que crece y madura en la comunidad que acoge y sostiene al nuevo creyente«. Respondiendo a diferentes preguntas que se le hicieron al ponente y tras unas breves indicaciones por parte del delegado de catecumenado, D. Jesús, se dio por finalizada esta I Jornada para el Catecumenado.

Delegación para el Catecumenado

Compartir: