Rotundo éxito del X encuentro de adolescentes en el Seminario

«He venido para que tengan vida y la tengan en abundancia». Este mensaje que Jesús nos ofrece es el que han podido tener presentes más de 150 adolescentes de nuestra Diócesis el pasado sábado en el Seminario.

Comenzó a las 10 de la mañana con la acogida en la que todos los participantes trajeron un kilo de alimentos como signo de caridad y preocupación por los más desfavorecidos, y que será destinado a Cáritas. A continuación, pasaron al Salón de actos donde los jóvenes de KJ (Kairós Joven) llenaron de vida el inicio del encuentro con una serie de coreografías que habían montado antes de la grata bienvenida que D. Juan Ignacio Damas, Vicario de Evangelización, les ofreció en nombre de nuestro administrador apostólico, Don Amadeo. El Vicario de Evangelización animó a los adolescentes a participar en el Sínodo, a ser también ellos protagonistas de este gran acontecimiento que la Iglesia está viviendo.

Después de sus palabras en las que nos hizo reflexionar sobre la vida que Dios nos ofrece en Jesús los adolescentes comenzaron un tour por el seminario donde participaron en cuatro talleres en los que pudieron profundizar sobre el don de la vida que Dios nos da en la creación; el valor de nuestra vida como la gran obra de Dios; la importancia de cuidar nuestra relación con los demás pues somos hijos del mismo Dios; hermanos en la fe y la presencia de Jesús como el Hijo de Dios hecho hombre. A modo de descanso, los participantes disfrutaron con una rifa en la que se sortearon más de 80 regalos de Manos Unidas que fueron donados por los miembros del Secretariado. Y que han contribuido a un proyecto solidario de desarrollo en Camboya

DSC_0486Como colofón a este gran día, tuvo lugar en la Capilla Mayor del Seminario un momento intenso pero a la vez sentido y lleno de paz. En la adoración al Santísimo, a través de cantos y de la Palabra de Dios, se propició el encuentro personal con el Señor. Fue un momento muy bonito para todos, el ver a María ofreciéndonos a su Hijo Sacramentado, el ver la Capilla del Seminario a rebosar de adolescentes, de Vida… En definitiva, la VIDA de Dios en el Sacramento y en el futuro de nuestra Diócesis.

Es bueno saber y hacer notar que la tarea evangelizadora es cosa de todos. No sólo de los sacerdotes, sino de los laicos, catequistas, profesores de religión, padres… entre todos hemos de remar en la misma dirección para que nuestros adolescentes puedan encontrarse con Dios en sus vidas. NO podemos negarles experiencias de Dios y por ello, hemos de ser nosotros testigos de ello, hemos de salir de nuestra zona de confort por ellos. Gracias a todos los que han tenido este gesto de generosidad al llevar a los adolescentes a este encuentro.

Sólo así tendrán vida, la VIDA en mayúsculas que Dios nos ofrece.

 

Secretariado diocesano de Infancia y Adolescencia

Galería fotográfica: «X encuentro diocesano de Adolescentes»

Compartir: