Cursillos de Cristiandad participa en la novena en honor a Santa Marta, en Martos

El pasado día 24 de julio nos reunimos en Martos, Cursillos de Cristiandad, aceptando la invitación de nuestro Vice-Consiliario D. Carlos Moreno y la Comunidad parroquial de Santa Marta.

Nuestro Consiliario D. Sebastián Guerrero Fernández presidía la celebración del quinto día de novena en honor a Santa Marta. Junto a él, D. Jesús Millán, Vicario de Jaén y Mágina; D. Pedro Cahulo, D. Carlos Moreno y los seminaristas marteños, Jesús y José.

Ir a Santa Marta es ir a la casa de unos amigos que siempre nos reciben bien…es estar en familia…no en vano, tienen como patrona a» la amiga de Jesús» y claro, esa esencia es innata a su ser.

En cursillos siempre decimos que nada es por casualidad y en esta celebración se dieron distintas circunstancias para poder volver a decirlo. El Evangelio del día ya nos mostraba la necesidad de aprender a orar de los apóstoles, Jesús nos enseña a llamar Padre al Señor.

Con el Padre nuestro nos muestra que podemos acercarnos a Dios como un hijo ante su padre, con la confianza en que vamos a ser escuchados con amor cada día y en cada instante.

A día de hoy debemos recordar eso para poder transmitir a nuestra sociedad que no estamos solos, que solo debemos pararnos a escuchar y sentir la presencia de Jesús en nuestras vidas. Sentir su presencia junto a nosotros nos recuerda que solo somos instrumentos en sus manos y a darnos cuenta de nuestra pequeñez.

Hubo lugar para el recuerdo de un gran sacerdote, D. Manuel Peña Garrido, que ya goza de la presencia del Señor y que recordamos, con mucho cariño y gratitud, por su vida gastada en darse a los demás. También, celebramos la vigilia del Apóstol Santiago y, curiosamente, un 25 de julio de hace 20 años nuestro Consiliario D. Sebastián decía Sí al Señor. Fueron muchos los momentos vividos y por los que dar gracias a Dios.

Después de la Eucaristía, D. Carlos nos enseñó y explicó todo lo concerniente a la parroquia de Santa Marta y el Santuario de la Virgen de la Villa. Y ya concluimos reunidos para cenar, con una comida compartida donde nos pusimos al día de todo cuanto nos acontece como familia que somos. Antonio y Villa, que el día anterior habían sido abuelos de nuevo, los jóvenes que con tanto entusiasmo estaban preparando su peregrinación a Santiago, y tantas y tantas cosas…

Vivir estos momentos en comunión con Dios y los hermanos hace que sintamos la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas llenándolas de un gozo infinito. De una fuerza tal que no podemos callar lo que sentimos. Y es que… ¡vale la pena! ¡Vale la pena una vida llena de Cristo! ¡Una vida llena de Colores!

Gracias querida comunidad parroquial de Santa Marta y gracias D. Carlos por la invitación y vuestro cariño.

Cursillos de Cristiandad

Galería fotográfica: «Cursillos de Cristiandad en Martos»

Compartir: