Votos solemnes en el Convento de Santa Catalina de Baeza  

En la tarde del sábado 29, de Septiembre se consagraba solemnemente a Dios, Sor Elisabeth de la Santísima Trinidad, en un Eucaristía presidida por el Obispo de la Diócesis en el monasterio de Santa Catalina de Baeza.

Un templo repleto de fieles quisieron acompañar a esta joven keniata que sintió la llamada del Señor a muchos kilómetros de Baeza pero que el carisma franciscano trajo hasta nuestra Diócesis.

En su homilía, Don Amadeo Rodríguez Magro recordó a la neo-profesa sus orígenes cristianos, cuando en la niñez sus padres y padrinos la llevaron al Bautismo. Cómo después ha sido llamada por el Señor y ella, valientemente, ha respondido afirmativamente “por tener la lámpara encendida y aceite en la alcuza”. El Prelado la animo a seguir perseverando en su vocación de entrega al Señor. “Ahora toca caminar con firmeza, fidelidad y alegría hasta la última meta, al encuentro definitivo con el Esposo”. En este caminar, el Obispo diocesano animó a la profesa a buscar la santidad de vida.

Junto al Pastor diocesano concelebraron un grupo de sacerdotes, entre ellos el Capellán, D. Pedro Garrido y el Confesor del Monasterio, D. Mariano Cabeza, que también hizo las labores de maestro de ceremonias. Participó el Coro Parroquial de Canena y los padrinos de Sor Isabel fueron, D. Agustín y Dª. Juani, un matrimonio de la comunidad parroquial de Rus, benefactores de la comunidad monástica.

La celebración concluyó con una danza festiva suajili propia de Kenia y un ágape fraternal a todos los asistentes.

Compartir: