VI Jornadas “Cristianismo y Sociedad”: Fuerza y Ternura, medicina del Papa para las familias heridas

Organizadas por el Arciprestazgo de Andújar y coordinadas por el profesorado de religión de Andújar y Marmolejo, se celebraban los pasados días 21,22 y 23 de febrero las VI Jornadas “Cristianismo y Sociedad”. Este año, con el lema “La fuerza de la ternura”, han profundizado en la Exhortación Apostólica “Amoris Laetitia” en la que el Papa Francisco no solo expone las aportaciones de los Sínodos de la Familia (2014 y 2015), sino que también incorpora sugerencias y reflexiones personales. Dos conferencias y una nutrida mesa redonda conformaron el programa de las jornadas de este año, celebradas en el Palacio de los Niños de Don Gome y al que asistieron entorno al medio centenar de personas.

 En el acto de presentación de las jornadas, que contó con la presencia del arcipreste, D. Pedro Montesinos, el diácono permanente y profesor de Religión, Andrés Borrego, quien destacó que: “ Hemos querido abordar en estas sextas jornadas un tema que nos ha parecido importante y de actualidad, como es conocer a fondo los desafíos y tareas que el Papa nos propone para la evangelización en las familia, institución que ha experimentado grandes cambios en los últimos tiempos y en los que la Iglesia tiene la misión de estar cerca, especialmente en las situaciones difíciles y dolorosas por las que atraviesan muchas de ellas. Ya en el lema que hemos elegido, Fuerza y Ternura, proponemos cómo afrontar el desafío”.

A continuación, presentó al primer ponente, D. Manuel Alfonso Pérez-Galán, párroco de La Guardia y Delegado Episcopal de Misiones, que habló de la “La familia cristiana a la luz del Amoris Laetitia”. El sacerdote,  Pérez Galán hizo un detallado y clarificador recorrido por las claves fundamentales del documento pontificio. Desarrolló, con buena pedagogía, el esquema general del documento y su contexto, destacándodos claves fundamentales: “la vocación de la familia y su misión a la luz del Evangelio“, refiriéndose a los retos a los que han de enfrentarse actualmente las familias y ante los que la Iglesia ha de actuar con generosidad, amor, paciencia, abriendo procesos de acogida, escucha y acompañamiento.

 La segunda ponencia, “La Caridad y la Pastoral del Tribunal Eclesiástico Diocesano”, corrió a cargo del Vicario Judicial Diocesano, D. Andrés Segura Moya, quien se detuvo en los aspectos concretos y novedosos del texto, no sin antes advertir lo que, a su juicio, es lo más fundamental: la labor y servicio pastoral de los tribunales eclesiásticos en la vida diocesana. También destacó cómo en el documento se propone reformar con criterios pastorales las estructuras judiciales. Animó a las comunidades y pastores a una tarea de acompañamiento, diálogo, consejo y discernimiento. Abogó también por abaratar las costas judiciales y agilizar los procesos, algo que se ha hecho con la reforma de más de una veintena de cánones. Además, ante situaciones claras y evidentes, el Obispo diocesano puede actuar de Juez Único. “La Iglesia debe de ser un Hospital de Campaña para curar heridas con una pastoral que conjugue Caridad y Justicia”, dijo.

 Las jornadas concluyeron el jueves, día 23, con una mesa redonda, coordinada por el profesor de religión Tomás Expósito Martínez e integrada por representantes de diversos colectivos eclesiales que tienen en marcha proyectos de ayuda a las familias. Celedonia Ortega Raya, Delegada Diocesana de Enseñanza, junto a José Gabriel Muñoz, ambos miembros del COF (Centro de Orientación Familiar), explicaron cómo este centro acompaña y ayuda a familias que estén necesitadas de información o terapia en situaciones de conflicto o crisis; así como, a nivel educativo, se destacó el curso de “formación afectivo-sexual” destinado a alumnado de 4º de la ESO.

Inmaculada Sánchez Pereira, consejera de “Proyecto Raquel”, expuso cómo desde su institución se pretende ayudar a las mujeres que han sufrido un aborto así como a sus familias. En la misma línea se expresó Isabel Sánchez, responsable de la pastoral familiar, al presentar la “plataforma de ayuda a la mujer embarazada” como medio para ayudar a quienes quieren tener a su hijo pero carecen del apoyo de su entorno, así como de los medios materiales y humanos que favorezcan tal decisión.

Sobre los programas para atender a personas que sufren por causa de cualquier adicción habló Pedro Pedrero, director en Jaén de “Proyecto Hombre”, cuya misión reside en hacerles recuperar la salud y la vida a los afectados y a sus familias.

En todas las intervenciones se repitieron ideas que resumía así un asistente al acto: “Hemos visto en esta mesa redonda cómo la fuerza de la ternura y la alegría del evangelio son las que renuevan cada día nuestros proyectos. Me he dado cuenta que hay mucha gente que acoge, acompaña y cura las heridas de familias en nuestra diócesis de Jaén”, comentó. Escuchando a los integrantes de la mesa redonda se hace realidad esta frase del Papa en “Amoris Laetitia”: “El lenguaje de la experiencia; ese lenguaje que dice gracias, perdón y por favor es ya curativo”.

Andrés Borrego Toledano
Diácono Permanente

Galería Fotográfica: “VI Jornadas “Cristianismo y Sociedad” en Andújar 2017″

 

Compartir: