Unos 200 voluntarios de Cáritas Diocesana participan en la III Escuela de Otoño

El Obispo de Jaén, Don Amadeo Rodríguez pide a los voluntarios que sean “discípulos misioneros” y un “rostro amoroso” en su labor con los necesitados.

El Seminario Diocesano de Jaén acogió, durante este fin de semana, la III Escuela de Otoño de Cáritas Diocesana de Jaén. Cerca de 200 voluntarios de la diócesis participan en la mayor cita formativa de cuantas celebra esta institución de la Iglesia. El Obispo de Jaén y Presidente de Cáritas Diocesana de Jaén, Don Amadeo Rodríguez, ha presidido la inauguración, en la que ha instado a los voluntarios a ser “discípulos misioneros” de Cristo y a poner “pasión” en la labor que realizan de acompañamiento de los más necesitados. El Prelado les ha pedido que sean “el rostro amoroso de Dios y del hombre”, que den testimonio del Evangelio de Cristo. Don Amadeo aprovechaba la ocasión para invitar a los asistentes a participar activamente en la Feria de la Fe, que se celebrará el próximo 19 de octubre, en la Institución Ferial de Jaén.

En ella, la Iglesia jiennense “mostrará su rostro a toda la sociedad”. La conferencia inaugural ha corrido a cargo del delegado episcopal de Cáritas Española, D. Vicente Martín, sacerdote que ha sido presentado por el director de Cáritas Diocesana de Jaén, D. Rafael López-Sidro. Con el título “Una Iglesia en salida con rostro samaritano”. El director ha agradecido su disponibilidad y ha desgranado su trayectoria. En su intervención también ha instado a los voluntarios a “ser testigos del amor de Dios”. El sacerdote D. Vicente Martín, en su ponencia, hizo una lectura del recientemente publicado VIII Informe sobre Exclusión y Desarrollo Social de España, “una herramienta para poder verter todo el testimonio evangélico”. Ha subrayado cuatro riesgos sociales: desvinculación, desigualdad, democracia vacía y demografía. “El individualismo va unido a la desvinculación social. Hemos perdido vínculos y hemos perdido cercanía. Se resiente el sentido de pertenencia”, ha afirmado. En cuanto a la desigualdad, ha afirmado que “se ha enquistado en la sociedad”. Ha añadido que se piensa que “cada uno tiene lo que se merece, y que se debe a sus actitudes y aptitudes”. La desigualdad social supone pérdida de derechos y oportunidades. “Todos tenemos los mismos derechos, pero no las mismas oportunidades”, ha recalcado. “El ascensor de movilidad social se ha parado”, ha sentenciado. En cuanto a la democracia vacía de contenido ético y redistributivo, ha afirmado que cada vez crece más la desconfianza en la política. Además, entre las personas empobrecidas es donde se da más esta situación. También ha resaltado la crisis de los cuidados, al aumentar la esperanza de vida. “Las mujeres se están ocupando del cuidado de los más vulnerables”, ha recordado. En este contexto de riesgos sociales, ha explicado que se están dando dos situaciones: la ausencia de Dios y la indiferencia ante los pobres. “Conocer a Dios es practicar la justicia”, ha parafraseado a Isaías. “Dios es el Dios de los pobres. Su clamor le mueve a liberar a su pueblo, toma partido por los últimos y los conduce hacia la libertad. Será Jesús quien encarne esa opción por los pobres”, ha aseverado en la inauguración. “La Iglesia debe preguntarse constantemente si es servidora de los pobres. La Iglesia misionera es una Iglesia buena noticia para los pobres. Una comunidad en éxodo, en salida”, ha explicado. “Una Iglesia samaritana es capaz de conmoverse ante sufrimiento humano y ofrecer su cercanía y ayuda. La caridad debe estar presente, de forma transversal, en todas las acciones pastorales. La Iglesia debe ser transformadora y liberadora, que anuncia el Evangelio y denuncia las injusticias”, ha apostillado. “La Iglesia debe estar a los pies de los crucificados, con los ojos fijos en Jesús”.

Martín ha presentado un decálogo para una parroquia samaritana. Entre los puntos, “promover una actitud de continua renovación y conversión, poniendo en el centro a Dios, ya que la opción por los pobres es una opción teológica”. En segundo lugar, encontrarse con el hombre empobrecido. “El pobre es una persona con muchas dificultades. Estamos llamados a ser amigos de los pobres”, ha declarado.

Nueva plataforma digital

Desde Cáritas Diocesana de Jaén se ha aprovechado la celebración de la III Escuela de Otoño para presentar su nueva plataforma digital. El responsable de Comunicación de Cáritas Jaén, D. Ángel González, ha realizado un recorrido por la nueva página web, de la que ha destacado que supone un salto cualitativo, que incrementa las posibilidades y las adapta a los nuevos modos de comunicación. Además de las habituales secciones, en las que se explica pormenorizadamente qué es Cáritas y qué hace en la Diócesis de Jaén, así como las noticias más destacadas, se abre ahora un espacio para la participación del voluntariado, con la puesta en marcha de un blog. En la misma línea, se impulsa el apartado “Te ayudamos”, a través del que se puede solicitar la ayuda de Cáritas en cada una de las áreas de acción. Entre otras novedades, se ha creado un nuevo “ecosistema digital”, en el que conviven, en una misma plataforma, la página web, la comunicación con las redes sociales, formularios dirigidos a Cáritas, newsletter y la posibilidad de hacer donaciones y elegir el destino. En tercer lugar, acompañar procesos de desarrollo integral.

Ha defendido que es necesario fortalecer la comunidad fraterna. “Cáritas debe propiciar el encuentro entre el pobre y la comunidad cristiana. El sujeto de la acción caritativa y social no es Cáritas, sino la comunidad parroquial. Cáritas debe ser animadora de la acción caritativa”, ha defendido. “No se trata de atender a los pobres, sino de compartir con los ellos”. Ha explicado que el quinto punto debe ser “profundizar en la dimensión evangelizadora de la caridad y de la acción social, es decir, anunciar a los pobres que Dios los ama, ponerlos en el horizonte del amor de Dios”. Ha dicho que tampoco se puede olvidar que los pobres evangelizan. Ha apostado por “promover la cultura del encuentro y la hospitalidad”, “cuidar la casa común”, “la dimensión universal de la caridad” y “cultivar la sólida espiritualidad”.

Talleres formativos

Durante el fin de semana, los participantes en la III Escuela de Otoño participarán en talleres, que abordarán aspectos como la Doctrina Social de la Iglesia, Doctrina Social de la Iglesia, la atención a los mayores, la comunicación eficaz y migrantes, entre otros.

Cáritas diocesana de Jaén

Compartir: