Una Peregrinación solidaria

De izquierda a derecha: el Sr. Obispo, la presidenta de Cáritas Jerusalén, el Padre franciscano Teodoro y el Vicario de CaridadLa peregrinación a Tierra Santa ha servido para llevar a los habitantes de esta zona el testimonio solidario de los católicos de Jaén. A través de Cáritas Diocesana de Jaén se ha hecho posible el envío de un donativo de 100.000 euros con los que se va a poder adquirir una U.V.I. móvil en la zona de Gaza. En un encuentro con los peregrinos y el Sr. Obispo de Jaén, la directora de Cáritas Jerusalén agradeció el donativo y explicó la situación social tan difícil por la que atraviesan estas gentes. Cáritas está realizando una gran labor con los más desfavorecidos de Tierra Santa. Este donativo se ha recogido en las colectas que se realizaron en las parroquias y templos de la diócesis de Jaén con motivo de la festividad del Corpus Christi.

El Sr. Obispo escribió una carta pastoral con motivo de la fiesta del Corpus Christi en la que afirmaba: «Al mirar a todos los hombres como hermanos con los mismos ojos con que Cristo los mira, lo que ofrecemos es un amor transformado. Por eso, si en nuestra vida faltara el amor divino, no sería posible reconocer en esos rostros las imágenes de Dios. La caridad cristiana, sin orillar ni suplantar ni mucho menos a la justicia y solidaridad humana, no se inspira, sin embargo, en esquemas y proyectos que pretendan, sin más, una asistencia social, sino hacer visible al Dios vivo. Es servicio de amor. Es reconocer en el necesitado la imagen de Dios, es responder a su situación concreta. La caridad es la elevación sobrenatural del amor humano. Es amar al prójimo con Dios y como Dios. El resultado de la colecta de este año se destinará, por Cáritas Diocesana, a favor de Cáritas Palestina con ocasión de la Peregrinación Diocesana a Tierra Santa el mes de agosto».

De esta forma, junto a la experiencia espiritual que supone la visita y oración en los lugares santos, se ha realizado un importante gesto caritativo con los habitantes de estas tierras gracias a la generosidad de los jienenses. También el Sr. Obispo, en nombre de la diócesis, entregó un donativo de 3.050 euros a la Custodia Franciscana que realiza una labor evangelizadora y social encomiable en estas tierras tan golpeadas por la violencia y la emigración.

Compartir: