Una mesa redonda sobre el presente y futuro de la Acción Social de nuestra Iglesia concluye las Jornadas de Santo Tomás

El miércoles, 24 de febrero, se celebró la tercera y última conferencia de la XXXIII edición de las  Jornadas Culturales de Santo Tomás del Seminario Diocesano, con una mesa redonda sobre el presente y el futuro de la Acción Social en la Diócesis de Jaén. La mesa fue coordinada por D. Juan Raya Marín, Vicario Episcopal de Caridad y Acción Social, y en ella participaron miembros de los diversos sectores que conforman la vicaría.

D. Juan hizo una introducción centrándose en la caridad como piedra angular de nuestra Iglesia, y recordando que el primer objetivo de la acción caritativa es evangelizar desde la caridad. Resaltó que Jesucristo vino a servir y no a ser servido, una actitud que debe ser imitada por sus discípulos. La acción caritativa que hace la Iglesia se convierte en un factor de verificación y de credibilidad del mensaje que propone. D. Juan nos recordó también que el ministerio de la caridad se integra en cada comunidad cristiana, donde palabra, culto y caridad no pueden caminar como acciones independientes, sino de una forma integral.

A continuación, dio paso a los representantes de las distintas áreas. Comenzó por Sonia Quirós López, miembro del Equipo de Animación en el Territorio, de Cáritas Diocesana, que presentó la tarea del equipo, integrado por cuatro personas. Acompañan a unos 150 equipos de Cáritas parroquiales, además de a los 9 equipos interparroquiales. Su tarea es la formación, para brindar las herramientas necesarias para servir a los más necesitados. Han puesto en marcha el Plan de Formación continua. Se encargan del acompañamiento a los voluntarios, el apoyo a los párrocos, la ayuda a los equipos para ser verdaderos animadores de la comunidad. Intentan dinamizar la caridad, profundizar en la oración y renovar los equipos parroquiales.

Le siguió Antonio José Díaz Román, del Programa de Empleo, que presentó un PowerPoint con datos muy significativos del trabajo que se realiza en esta área. Su objetivo es que la gente encuentre un empleo. Para ello trazan itinerarios de inserción sociolaboral personalizados. También se dan cursos de formación y diferentes talleres.  Disponen también de un programa de inserción de la mujer al entorno laboral y de un proyecto de intervención con personas inmigrantes.

El siguiente turno fue para D. Joaquín Rafael Robles, de la Pastoral de la Salud, quien compartió las diversas actuaciones de esta pastoral, que incluyen varios campos como PROSAC (Asociación de Profesionales Sanitarios Cristianos), la Hospitalidad de Lourdes, el acompañamiento en el duelo, los procesos de formación, o el grupo de visitadores de enfermos de la parroquia.

Después D. José Luis Cejudo, del Secretariado de Pastoral Penitenciaria, recalcó la difícil situación de los presos y la necesidad que tienen de ser queridos y de que se rece por ellos. El equipo de esta pastoral ha impartido cursos que también han servido para establecer una mayor cercanía con los presos, haciendo así a la Iglesia más presente en la complicada realidad de la prisión. Otras de las actividades que se realizan en esta pastoral han tenido que ser suspendidas provisionalmente debido a la actual situación de pandemia.

Finalizó la mesa D. Jesús Castro, del Secretariado de Migraciones, que se encarga de crear algunas líneas de actuación o proyectos para los migrantes y refugiados y animar a la Diócesis en la acogida de estas personas. Señaló tres ámbitos: las migraciones en general, la trata de personas y los menores o jóvenes migrantes extutelados. Dentro de las actividades y servicios que se recogen en este Secretariado, se encuentran la Jornada del Migrante, el Servicio de Atención al Temporero, la regularización de personas migrantes, la oración interreligiosa, el Círculo de Silencio -que no es exclusivo del Secretariado pero que es animado por éste, se trata de un trabajo en red con muchas asociaciones que luchan por la defensa de las personas migrantes y refugiadas- o la Casa de Acogida «Nuestra Buena Madre» -destinada a personas sin hogar y personas migrantes-.

La mesa redonda finalizó con unas últimas palabras de D. Juan Raya, tras las cuales el Rector del Seminario, D. Juan Francisco Ortiz, agradeció la participación a todos los representantes, a la vez que los animó a seguir trabajando, y señaló la importancia de que esta realidad se integre también en la formación de los Seminaristas.

Comunidad del Seminario diocesano de Jaén

Compartir: