Toda la noche con Jesús, de la mano de María Inmaculada

La tarde del 7 de diciembre, vísperas de la solemnidad de la Inmaculada y unidos a todas las numerosas Vigilias que, en torno a María, se celebraban en la Iglesia, la Hermandad Sacramental y Cofradía de la Buena Muerte y los voluntarios adoradores del Señor en la Cripta, organizaron una Vigilia en torno a la Inmaculada Virgen María en la que participó numerosas personas.

Se dio comienzo a las 19 horas con una meditación mariana dirigida por Hna María del Valle Camino, Misionera Eucarística de Nazaret en la que, trayendo a la memoria los acontecimientos históricos que despertaron en el pueblo español la significativa devoción a María, incluso mucho antes de ser proclamado el dogma por Pio IX (1854), la Hna fue desvelando lo que tiene de particular María, la llena de gracia, la colmada, amada, elegida y escogida para acoger el don más precioso: Jesús, “el amor encarnado de Dios” (Deus caritas est, 12) y su respuesta en libertad, apertura, fidelidad de ahí el motivo de su inquebrantable alegría: “El Señor está contigo”. Su secreto: la humildad y pureza.

Haciendo diversas alusiones a María como mujer eucarística y la constante invitación a entrar en su escuela, numerosas personas quisieron felicitar a María y encomendar tantas necesidades personales, familiares y sociales ante la presencia de Jesús Sacramentado expuesto para la adoración durante toda la noche, haciendo turnos de compañía de la mano de María. Y así, después de coger cada uno un mensaje mariano de san Manuel González con el que orar, de rezar los salmos y continuar con el rezo del santo rosario en cada turno de dos horas, se fue pasando la noche, en clima de silencio, oración, gratitud, alabanza e intercesión, siempre ante la presencia de Jesús Eucaristía y mirando a María como Madre, maestra y modelo para nuestras vidas de creyentes.

María del Valle Camino
Misionera Eucarística de Nazaret

Galería fotográfica: “Vigilia de la Inmaculada. Cripta S.I. Catedral”

Compartir: