Retiro de Adviento para los sacerdotes de los Arciprestazgos del Condado-Las Villas y de la Sierra de Segura

El pasado lunes, 11 de diciembre, tuvo lugar el tradicional Retiro que cada Arciprestazgo realiza con motivo del Tiempo de Adviento, en la espera del Señor que vino en la primera Navidad, en la humildad de nuestra carne y que vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos.

La cita tuvo lugar en la Parroquia de San Rafael Arcángel de Cortijos Nuevos, a los pies de una hermosísima Sierra, recién blanqueada por las primeras nieves del invierno, lo cual nos ayudó para un mayor recogimiento.

Comenzamos nuestro Retiro con la celebración de la Eucaristía, presidida por D. Andrés López Ángeles, Vicario de Comunión, y concelebrada por los sacerdotes de la Sierra de Segura y por los del Condado-Las Villas, que en esta ocasión se han unido a nuestro Arciprestazgo para orar conjuntamente. Ambos Arciprestazgos estaban encabezados por sus respectivos Arciprestes, D. Sebastián Moreno y D. Bartolomé Gutiérrez. En la Santa Misa contamos también con la participación de algunos feligreses de la Parroquia que nos acogía.

Tras la Eucaristía, en la casa parroquial, el párroco, D. Roque Javier Jaimes, nos obsequió con un rico y abundante desayuno, algo muy serrano.

Ya concluido el ágape, comenzamos la meditación, que corrió a cargo de D. Andrés, al igual que la Eucaristía, dio inicio con el rezo de la Hora Tercia. A lo largo de la meditación se insistió mucho en la Esperanza y la Perseverancia, propias de este tiempo de Adviento y que tienen que hacerse vida propia en los sacerdotes. No perder de vista estos dos aspectos y recordarnos que necesitamos la Gracia de Dios y que no hemos de confiar excesivamente en las obras de nuestras manos. Al término de la meditación, tuvimos un gran momento de silencio para ponernos en presencia de Jesús Sacramentado, ante el Sagrario; y quien lo necesitó se acercó al Sacramento del Perdón. Para concluir el retiro, rezamos, ante el Señor, la Hora Sexta y por último el Ángelus, para encomendar a la Santísima Virgen María los frutos de nuestro retiro.

Para finalizar, tuvimos una comida fraterna antes de marchar a nuestras parroquias.

 

                   Jaime González Fernández
Párroco de Arroyo del Ojanco y Puente de Génave

Compartir: