Promoción y coordinación de la adoración de la Eucaristía en la Diócesis

Adoración EucarísticaInforme presentado a los Arciprestes por el Promotor y Coordinador de la adoración eucarística en la Diócesis de Jaén

Este servicio pastoral se coordina con la Delegación de Clero y Vocaciones, dentro de la Vicaría Pastoral correspondiente.

Promotor y Coordinador:
Mariano Cabeza Peralta (mcabezaperalta@hotmail.com)
Atención: Miércoles 10,30 a 13,30 Obispado.953230036 ext 272

Antecedentes:
El día 8 de Diciembre de 2007, la Congregación para el Clero emitía una nota desde la ciudad del Vaticano dirigida a los Obispos y en nombre del Santo Padre con el título “Adoración Eucarística por los sacerdotes”.
En el punto 1 de las propuestas de la nota dice textualmente: “Que en cada Diócesis se encargue a un sacerdote que se dedique íntegramente –dentro de lo posible- al específico ministerio de promoción de la adoración eucarística y a la coordinación de este importante servicio en la Diócesis”.
Nuestro Obispo D. Ramón, solícito a esta propuesta de la sagrada congregación, me nombró para este servicio diocesano.

Motivación de la nota de la sagrada congregación:
Partiendo del número 67 de la exhortación apostólica Sacramentum caritatis (22-2-2007) y los números 164-165 del Directorio sobre la piedad popular y la liturgia (17-12-2001), la sagrada congregación marca un objetivo fundamental: La adoración eucarística continuada a favor de los sacerdotes y vocaciones sacerdotales.Una adoración en sus dos vertientes, tanto personal como comunitaria.

Ya el Papa Juan Pablo II en la exhortación apostólica Pastores dabo vobis (25-3-1992) que tanto bien hizo a nuestra espiritualidad sacerdotal, en el número38 y recordando el pasaje de Juan 1,41 nos decía que la oración y la vida sacramental no es sólo alimento y base de la espiritualidad sacerdotal sino también el camino de la pastoral vocacional: “Hemos encontrado al Mesías y los llevó a Jesús” (Jn 1,41)

Propuestas y medios de la sagrada congregación:
Nuestro Obispo D. Ramón me manifestó que los primeros receptores de estas iniciativas deberían de ser los sacerdotes, pastores y verdaderos animadores de la comunidad, pero también el buen número de ministros extraordinarios de la Comunión, y los niños que se preparan en el catecumenado de Primera Comunión para participar por primera vez de la mesa del Señor.
Los medios que nos propone el n.67 de Sacramentum caritatis son:

• Catequesis adecuada sobre el culto a la Eucaristía
• Señalar lugares de Adoración Eucarística
• Iniciar en la adoración eucarística a los niños de primera comunión.
• Apoyar a los institutos de vida consagrada, asociaciones de fieles y Cofradías que se dedican al culto eucarístico.

Estos medios, recogidos por la nota de la congregación se concretan de la siguiente manera:
• Determinar por el Obispo Santuarios Eucarísticos y nombrar para ello sacerdotes que se responsabilicen y promuevan la adoración.
• A los sacerdotes, recordarles que la santificación del sacerdote radica en la Eucaristía y el presbítero debe de ser el primero en Adorar y Contemplar. A este efecto podemos recordar el n.30 de la instrucción de la congregación para el clero: El presbítero pastor y guía de la comunidad parroquial del año 2001. “solo es posible vivir el propio ministerio cotidiano mediante la santificación personal que debe apoyarse siempre en la fuerza sobrenatural de los sacramentos, de la Santísima Eucaristía y de la penitencia”.
• Incrementar la vida de oración en las comunidades, desde los niños de primera comunión a las fuerzas vivas de la parroquia.
• Ofertar subsidios apropiados para la adoración eucarística. A este respecto hemos de señalar lo que dice el Directorio sobre la piedad popular y liturgia en el número 165: “En estos momentos de Adoración se debe ayudar a los fieles para que empleen la Sagrada Escritura como incomparable libro de oración”. Ahora que vamos a celebrar el sínodo sobre la Palabra de Dios y la importancia de esta como alimento para el cristiano.
• Con respecto a la formación permanente del clero se pide que esté impregnada por un clima eucarístico donde se pueda tener no sólo la celebración eucarística sino también momentos  de contemplación y adoración.
• Termina señalando distintas modalidades de adoración, recogidas ya en documentos como el directorio sobre piedad popular o la instrucción Redemptiones Sacramentum (25-3-2004): Visita al santísimo, adoración eucarística (breve, prolongada, perpetua), procesiones eucarísticas, congresos, en los núcleos grandes designar  una iglesia para la adoración perpetua.

Propuestas diocesanas para este curso pastoral 2008-2009:
Desde estos planteamientos y para este curso pastoral, desde este servicio diocesano de promoción y coordinación eucarística proponemos:
• Seguir animando y potenciando la adoración eucarística los primeros jueves de mes a favor de los sacerdotes y vocaciones sacerdotales. Igualmente las asociaciones de fieles para la adoración de la Eucaristía junto a las cofradías sacramentales.
• Recabar información a través de los Sres. Arciprestes sobre las acciones eucarísticas que ya se están realizando en las parroquias de su arciprestazgo. Daremos un formulario muy sencillo para rellenar en las próximas reuniones arciprestales.
• Promover un encuentro con los responsables de asociaciones y cofradías sacramentales para compartir experiencias y coordinar actividades comunes a nivel arciprestal y diocesano.
• Junto con las delegaciones episcopales de Catequesis y Liturgia y recopilado el material diocesano propio de parroquias y asociaciones, elaborar unos guiones catequéticos y litúrgicos destinado a los niños de primera comunión para introducirlos en la Adoración del Santísimo Sacramento.
• En colaboración con la Delegación del clero, aprovechar alguno de los encuentros sacerdotales diocesanos para dedicar unos momentos del día a la adoración comunitaria de la Eucaristía.
• Comprometer a los ministros extraordinarios para que sean junto con los sacerdotes los animadores del culto eucarístico, especialmente en horas que el sacerdote no pueda atenderlo.
• Estudiar en los núcleos grandes la posibilidad de establecer un santuario eucarístico, o templo específico y cómo atenderlo adecuadamente.

Todos debemos de sentirnos llamados a promover el culto eucarístico siendo nosotros los primeros en alimentar nuestra vocación y nuestra espiritualidad en la presencia de Cristo vivo en la Eucaristía.

Estoy a vuestro servicio para toda iniciativa que propongáis. Estaré en el Obispado todos los miércoles de 10,30 a 13,30

Mariano Cabeza Peralta
Promotor y coordinador diocesano para la piedad eucarística.

Compartir: