Primer Círculo de Silencio en Villargordo

El pasado viernes, 14 de Diciembre, tuvo lugar en Villargordo, y en conexión con el Secretariado de Migraciones de la Diócesis, su primer Círculo de Silencio, en apoyo a la dignidad y acogida de los inmigrantes residentes, temporeros y refugiados.

El Círculo estaba organizado por la Parroquia de Villargordo, y distintas entidades sociales y políticas del pueblo.

La estructura del Círculo, consistió en una primera presentación por parte del Párroco, D. Germán García, donde hizo alusión al carácter solidario y apolítico de la concentración y procedió a leer parte del mensaje del Papa a los participantes en la Jornada del Agua, agricultura y alimentación: “Construyamos el Mañana”

Así se leyeron palabras como el sentido de gratuidad, el don de Dios de todo lo que nos llega por lo que en lo referente a las cosechas y alimentos, “hemos de evitar la voracidad o la explotación” El Papa nos llama a “la responsabilidad, a no quedarnos atrapados en cálculos mezquinos que impidan ayudar a los más desfavorecidos, a quienes se ven privados de lo más básico”

Habla también de “Edificar una sociedad justa e inclusiva, donde nadie quede atrás. Una sociedad que sitúe a la persona y sus derechos fundamentales en el centro, sin dejarnos arrastrar por intereses cuestionables que sólo enriquecen a unos pocos”.

A continuación, Bartolomé Mateos, presentó a la persona que ofrecería el testimonio en esta ocasión y que se trataba de Ibrahim Youwadjou, chico camerunés que narró tanto las causas de su proceso migratorio, como las diversas vicisitudes por las que pasó durante tres años hasta llegar a las costas españolas, así como su paso y permanencia en el CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros) en condiciones mucho peores a una cárcel.

Su visión nos acercó al dolor sufrido, pero también nos abrió a una esperanza al narrar cómo por fin consiguió sus documentos y puede estar trabajando en la aceituna a fecha de hoy

Fue un testimonio que impactó a las más de 80 personas que participaron en la concentración, muchos de ellos inmigrantes residentes en Villargordo.

Se finalizó el acto, como es habitual, con unos minutos de silencio, que a todos sobrecogió tras el testimonio que escuchamos, para finalizar con la lectura de un poema.

Agradecemos desde el Secretariado de Migraciones Diocesano,  iniciativas de este tipo en nuestras parroquias y pueblos y animamos a la Comunidad de Villargordo y a su párroco a permanecer de forma periódica en este tipo de convocatorias que tanto bien hacen para la sensibilización y acogida de nuestros hermanos inmigrantes, así como para nuestras comunidades creyentes que visualizan de esta forma el papel de la nuestra Iglesia en apoyo de los sectores más vulnerables de nuestra Sociedad

Desde el Secretariado de Migraciones apoyaremos las propuestas que al respecto se puedan celebrar en nuestros pueblos.

Secretariado de Migraciones

Galería Fotográfica: “Círculo de Silencio Villargordo”

Compartir: