Peregrinación diocesana de Pascua a Fátima

Este lunes de Pascua ha comenzado la peregrinación a Fátima, organizada por el Secretariado de Peregrinaciones y Santuarios, y presidida por el Obispo.

Dos autobuses con 80 fieles de toda la Diócesis y los seminaristas partían hacía tierras lusas la madrugada del domingo al lunes. Tras un largo viaje, en torno al mediodía, llegaban a Fátima los peregrinos. Después del almuerzo, el Obispo les ha dado a todos unas calurosas de bienvenida, a la vez que los ha invitado a vivir esta peregrinación de forma auténtica.

A continuación,  se han dirigido  a la Capelina, o Capilla de las Apariciones,  donde la Santísima Virgen se apareció a los pastorcillos, para rezar juntos en silencio, un momento muy emotivo.

Después, el Obispo ha presidido la Eucaristía en la Capilla de la Resurrección. Junto al Prelado, la celebración ha estado concelebrada por ocho sacerdotes diocesanos: D. Raúl Contreras, D. Manuel Ángel Castillo, ambos Directores Espirituales del Seminario. El Rector y Vicerrector, D. Juan Francisco Ortiz y D. Juan Carlos Córdoba. El párroco de Peal de Becerro, D. Jesús Díez y el Director del Secretariado de Peregrinaciones D. Miguel Ángel Solas. La Cruz de la Misión diocesana ha estado presente en el altar durante la celebración, como símbolo de la Iglesia de Jaén y en particular, este año de la Evangelización.

Homilía
Don Amadeo comenzó  su homilía explicando que “esta semana del asombro, que somos herederos de una tradición que hemos recibido y a la vez la vamos trasmitiendo, y que dice que Jesucristo ha resucitado. Eso es lo que vamos haciendo de generación en generación: que Cristo vive”.  El Prelado prosiguió contando que los textos que se leen durante esta semana son testimonios de aquellos que se encontraron con el resucitado, “para que nunca se nos olvide lo que sucedió y cómo sucedió”. En sus palabras, también hubo un momento de recuerdo para los trescientos muertos del atentado contra Iglesias en Sri Lanka. “Creemos y seguirán creyendo después de nosotros y habrá gente que dé la vida por creer que Cristo resucitado, como los 300 mártires que han dado la vida mientras celebraban la resurrección de Cristo”.

El Obispo continuó reflexionando, “Lo que nos resucita a cada uno de nosotros es el amor. Encontrarnos con el amor de Dios Cristo resucitado. Encontrar el sepulcro vacío significa que se rompía el destino de la historia del hombre, que desde ese momento es la resurrección”.

Al finalizar la cena, Don Amadeo ha presidido el rezo del Santo Rosario y la posterior procesión de las antorchas que, a pesar de la incesante lluvia, los peregrinos la han vivido con alegría. Momento emotivo cuando un grupo de Sri Lanka ha rezado un misterio y nos hemos podido unir con la Iglesia que vive el martirio.

En la jornada de hoy, se rezará el piadoso ejercicio del Vía Crucis y se realizará una visita a Ajustrel, donde se encuentran las casas donde nacieron los ya Santos niños Jacinta y Francisco Marto y su prima, Lucía. Por la tarde, el Obispo, Don Amadeo, presidirá la Santa Misa en la Basílica de Nuestra Señora.

Galería fotográfica: “Peregrinación diocesana a Fátima”

Compartir: