Nuevo acto cultural de la Misión en Villardompardo

El pasado 8 de mayo, la parroquia Nuestra Señora de Gracia, de Villardompardo, en colaboración con el grupo parroquial de culto de la Virgen de la Cabeza de la localidad, organizamos un nuevo acto cultural de la Misión, una charla de una misionera que ha estado en Venezuela, su nombre es Yolanda.

Nos comentó como ha sido su experiencia, como ha visto el rostro de Dios en las personas que sufren y nos ha transmitido vivencias como que, a pesar de las dificultades, ha percibido la confianza que tienen en Dios  esas familias que no tienen que darle de comer a sus hijos o no pueden conseguir ese medicamento vital cuando están enfermos.

Al oírla era imposible no emocionarse con sus palabras porque reflejaba la sensación de plenitud que le aporta todo cuanto realiza. Todo un testimonio  cristiano el que nos ha dado Yolanda con su ejemplo de vida.

Nos decía :“Todos podemos poner de nuestra parte. La Cruz de las Misiones ha dejado en nosotros una huella muy bonita, la huella de compartir con el hermano  ¡vamos a ser solidarios! . No voy a deciros en qué, ni cómo hay que ayudar, pero… hay que ayudar, no tiene porqué ser en Venezuela, hay infinidad de lugares… tal vez incluso podamos ayudar a  nuestro vecino…”

Con su testimonio nos dejó claro que en este tiempo de Misión ¿qué mayor ejemplo de evangelización que el que nos da ella, que deja las comodidades de la vida diaria y transmite su fe por medio de su amor hacia las personas más necesitadas? Hasta tal punto que ha puesto en riesgo su salud, por ese amor desbordante hacia el hermano más desfavorecido. Es admirable la firmeza con la que vive su fe.

Hay infinidad de palabras de las que dijo que me gustaría recoger en esta modesta crónica, porque hubo muchos momentos en los que consiguió conmovernos, pero por no extenderme demasiado voy a destacar lo que ella responde cuando le preguntan:¿te acostumbras a eso? Yolanda responde:  “No, no te acostumbras. TE ACOSTUMBRAS A QUE DIOS TE ABRACE”

Oírla hablar de su experiencia, de todo lo que le  aporta dar a los demás, de todo lo que ha descubierto en esos gestos de ternura , aprecio y cariño de las personas a las que ha ayudado … me hizo plantearme que tal vez los necesitados no sean ellos, sino nosotros, porque viviendo en mejores condiciones hay momentos en los que nos quejamos de todo y no sabemos apreciar lo que tenemos.

Loly Gay Calvache
Parroquia de Villardompardo

Compartir: