Nuestra Señora de las Mercedes, patrona de Alcalá la Real, ha sido coronada

     La patrona de la localidad jiennense de Alcalá la Real, Nuestra Señora de las Mercedes, fue coronada el jueves, 14 de agosto, durante la celebración de una solemne eucaristía en el Paseo de los Álamos. 
      Pasadas  las 19.30 horas comenzaba el traslado procesional de la Virgen desde su templo, la Iglesia de la Consolación, hasta el parque. 

      Una hora más tarde comenzaba la eucaristía presidida por el Sr. Obispo, D. Ramón del Hoyo López; y concelebrada por el Sr. Obispo emérito de Ceuta y Cádiz, D. Antonio Ceballos; el Sr. Vicario General, D. Francisco Juan Martínez Rojas; el párroco y arcipreste de Alcalá la Real, D. Juan Ramón Gómez;  y multitud de sacerdotes diocesanos. 
      Asimismo, asistieron a la celebración, los miembros de la Real Cofradía de Nuestra Señora de las Mercedes; el Presidente de la Agrupación de Cofradías de la ciudad; representantes de las Cofradías de Pasión y Gloria de Alcalá la Real y de la diócesis; miembros de la Corporación municipal; la delegada del Gobierno, Purificación Gálvez; el parlamentario Felipe López; la diputada provincial Dolores Cano; y multitud de fieles diocesanos. 
     La capilla de música estuvo a cargo de la Coral ‘Alfonso XI’, bajo la dirección de Lirio Palomar.
     Durante su homilía, el Sr. Obispo, que portaba la cruz pectoral del último Abad de Alcalá la Real, quiso hacer hincapié en el deseo de la coronación canónica de la Virgen. “Vamos a proceder a la coronación canónica pontificia de esta venerada imagen de Nuestra Señora de las Mercedes, cumpliéndose así el deseo de un gran número de fieles devotos de esta querida ciudad de  Alcalá y comarca. Hacía tiempo que así venían expresándomelo, sobre todo los sacerdotes y su Real Cofradía. He iniciamos hace meses los trámites, con rigor y con ilusión hasta su respuesta final. Hemos de agradecer de forma especial el apoyo en todo momento del Emmo. Cardenal Perfecto de la Congregación Romana para el Culto Divino, Antonio Cañizares”.  
     “En unos momentos tendré el honor, por delegación pontificia, de coronar para siempre, primero al Niño Dios, verbo encarnado que con su muerte  en la cruz y resurrección ha instaurado para la humanidad el Reino de Dios y ha hecho posible que podamos llegar hasta él por toda la eternidad; y, en segundo lugar, coronaré la imagen de su Madre, Nuestra Señora de las Mercedes, que precede en la tierra con su luz al pueblo de Dios peregrinante, como leemos en el Concilio Vaticano II”, continuaba.
      Tras la lectura del Decreto Papal que otorga la coronación canónica pontificia a Nuestra Señora de las Mercedes, el Sr. Obispo impuso las coronas del Niño Jesús y la Virgen ante los padrinos, María de los Ángeles Sánchez, el Sr. Obispo emérito de Cádiz y Ceuta y representantes de las comunidades religiosas contemplativas de las Madres Dominicas y de la Orden de la Santísima Trinidad.
     Como Capellán de la Real Cofradía de Nuestra Señora de las Mercedes, D. Juan Ramón Gómez quiso, en nombre de la Cofradía,  dar gracias “en primer lugar, y sobre todo, a Dios, nuestro padre, que para darnos a su hijo lo hizo nacer de la Virgen María. Y gracias también a Él, a nuestro Señor Jesucristo, que desde la cruz quiso regalarnos a su madre. Pero, además, dispuso que en Alcalá esta se llamase Mercedes. Así lo dispuso su divina providencia, pero también fue gracias a pasadas generaciones de alcalaínos, a todos los que nos precedieron en la fe y la devoción a la Virgen de las Mercedes: hombres y mujeres, mayores y pequeños. Desde aquellos primeros fieles que rezaron ante una imagen como esta allá en la Capilla de Santa Catalina de la Iglesia Mayor Abacial de la Mota, hasta la generación inmediata que ha enseñado a querer a la Virgen a la mayoría de los aquí presentes. A todos ellos, en este histórico día, le debemos el agradecimiento por su testimonio de fe sencilla y  confiada. Y junto al agradecimiento nuestra oración para que puedan gozar de sus mercedes eternas”. 
     “Sabemos bien que la fe y la devoción del pueblo cristiano es la mejor corona María. Coronar a la Virgen es poner de manifiesta esa misma realidad y por eso esta Real Cofradía quiso llevar a término el proyecto iniciado hace casi un siglo y que hoy felizmente se ha visto culminado. Por eso ahora nos corresponde agradecer a todos cuanto lo han hecho posible o  han contribuido de alguna manera con su trabajo y dedicación”, continuaba. 
     Por su parte el Sr. Alcalde, D. Carlos Hinojosa, aseguraba que “hoy es un día muy grande para Alcalá la Real. Nuestro sincero agradecimiento por este acto importante, histórico, que pudo producirse anteriormente o con posterioridad y que, sin embargo, con responsabilidad nos ha tocado vivirlo en este momento. Muchas gracias por el esfuerzo, el compromiso, la colaboración de tantas entidades, cofradías, el Obispado y personas que a título individual han colaborado. Sin duda alguna, hoy lo que tenemos es que reafirmar el compromiso de trabajar todos conjuntamente, como lo hemos hecho para hacer realidad este acto de la coronación de nuestra patrona. Y, por supuesto, desde el espíritu y el compromiso solidario que tiene la Real Cofradía de Nuestra Señora de las Mercedes.  Muchas gracias a todos y feliz coronación”. 
     Finalmente, el Sr. Vicario General dio lectura a la bendición del Vaticano. “El Santo Padre se une a la acción de Gracias a Dios por los copiosos dones concedidos a esa insigne  localidad giennense por medio de la amorosa intercesión de María Santísima, invocada con fervor por los hijos e hijas de ese pueblo. Al mismo tiempo, el Papa los invita a celebrar este acto con espíritu de profunda renovación eclesial y dando nueva vitalidad a la devoción mariana, con la confianza de que la Virgen seguirá dispensando a todos consuelo, esperanza y ayuda, para que conozcan y sigan cada día más a Jesús, fruto bendito de sus entrañas, y den valiente testimonio de su Evangelio”. 
     Tras la firma del acta, la ceremonia concluía con la bendición final y el canto de la Salve.
     Posteriormente la imagen de la Virgen emprendió el camino de regreso a la Iglesia de la  Consolación y allí tuvo lugar el tradicional castillo de fuegos artificiales. 
 
 
 
Compartir: