Monseñor Rodríguez Magro se reúne con los voluntarios de la Pastoral Penitenciaria

El pasado domingo, 20 de septiembre, el Seminario diocesano acogía una reunión de los voluntarios de Pastoral Penitenciaria. Las convivencias diocesanas, que se venían celebrando desde hace 24 años con asistencia de voluntarios, internos, ex-internos, familiares y otros colaboradores de toda la Diócesis, este año tuvo que reducirse a sólo los voluntarios. Acudimos alrededor de 20 voluntarios y otros 8 quisieron hacerse presentes con sus mensajes de voz.

Comenzamos la reunión con un tiempo de oración, dirigido por el Delegado de Pastoral Penitenciaria, D. José Luis Cejudo, sobre el papel que la Virgen María ocupó en la vida de Jesús y ocupa en nosotros, los enviados a la cárcel de Jaén para evangelizar.

A continuación, José González, capellán, desarrolló un tema de formación sobre las motivaciones y expectativas de los voluntarios en el medio penitenciario, ante el riesgo de desánimo y soledad, originado por la situación actual (por ahora los voluntarios no podrán entrar al interior del Centro para desarrollar los cursos).

Durante la intervención del Capellán, se hicieron presentes el Obispo y el Vicario General, que escucharon, con mucho interés, la presentación hasta el final.

Fue entonces cuando el Obispo, Don Amadeo Rodríguez Magro,  nos dirigió unas palabras de ánimo para continuar con la labor que desarrollamos en la prisión, teniendo que inventar formas nuevas.

Nos recordó que nosotros somos voluntarios siempre, a pesar de las dificultades, y tenemos una llamada específica del Señor para acompañar a estas personas que están en una situación tan especial. Y añadió: “Miremos los acontecimientos con ojos de fe, porque siempre hay un rayo de esperanza“.

Asimismo, el Obispo hizo hincapié en el nuevo directorio para la catequesis y nos animó a conocerlo en profundidad. Explicó, además, que en ese documento, recogiendo el espíritu del Papa Francisco, especialmente, se considerada que un lugar límite, como lo es la cárcel,  es una auténtica tierra de misión ycon los ojos de fe es posible ver a Dios trabajar sobre los prisioneros”. 

Con motivo del año de la Caridad, Monseñor Rodríguez Magro también nos alentó a utilizar la imaginación para continuar contactando con los internos. “El contacto con la familia o con su párroco podría ser un buen medio para que sepan que seguís a su lado.  Además, la acción pastoral en la Diócesis no es de un grupo en particular, es una preocupación y una inquietud de todos”.

Antes de despedirse, el Obispo se hizo con nosotros una foto de familia.

Tras un breve descanso, la reunión se terminó con unos acuerdos para comenzar a actuar ya con el fin de que el equipo no se diluya y siga haciendo presente a la Iglesia entre los internos.

Por último, celebramos la Eucaristía en honor de Ntra. Sra. de la Merced, y nos despedimos hasta el próximo encuentro, encomendando a la Virgen nuestra tarea.

Pastoral Penitenciaria

Galería fotográfica: «Encuentro de voluntarios de Pastoral Penitenciaria» 

Compartir: