Monseñor Rodríguez Magro administra el Sacramento de la Confirmación en la parroquia de Santa María de Torredonjimeno

En la tarde de ayer, jueves 28 de octubre, nuestro Administrador Apostólico, Don Amadeo Rodríguez Magro, confirmó en la parroquia de Santa María de Torredonjimeno a 55 adultos y jóvenes.

La Eucaristía estuvo concelebrada, además, por el párroco de Santa María, D. José Antonio Sánchez; y el Rector del Seminario, D.  Juan Francisco Ortiz.

Don Amadeo, quiso comenzar su predicación explicando que desde el pasado lunes, cuando se hacía público el nombrado a Don Sebastián Chico Martínez como Obispo electo de Jaén, se convertía en Administrador Apostólico de nuestra tierra del Santo Reino. Una figura, designada por el Papa, que tiene jurisdicción para administrar la Diócesis hasta la llegada del nuevo Prelado.

Asimismo, Monseñor Rodríguez Magro quiso animar a los jóvenes a vivir el Evangelio y a construir un mundo mejor, un mundo nuevo con la ayuda del Espíritu Santo, que iban a recibir esa misma tarde.

Tras la homilía, tuvieron lugar los ritos propios de la Confirmación: la renovación de las promesas bautismales, la imposición de las manos y la crismación a cada uno de los confirmandos, que estuvieron acompañados por sus padrinos.

Antes de finalizar la celebración el párroco, Don José Antonio Sánchez, tuvo unas palabras de agradecimiento a Don Amadeo. “Muchísimas gracias por la página de la historia de la Diócesis que usted ha escrito a lo largo de estos cinco años. Gracias por todo lo que he hecho en  la iglesia de Jaén. De un modo especial creo que la iglesia de que camina en Torredonjimeno, tanto la parroquia de  San Pedro, como la de Santa María,  está muy agradecida por sus atenciones, por su delicadeza y por su cercanía siempre a estas dos comunidades. Un pueblo que sabe que lo acoge, que lo quiere y que reza por usted. Y aunque pase a ser Obispo emérito seguirá rezando por usted y va a seguir estando cerca de usted”. En este sentido Ortiz continuó: “Hay muchas cosas por las que usted ha pasado a formar parte de la historia de esta Diócesis, pero hay dos principalmente. Una es por  hacernos soñar, con ese «sueño misionero de llegar a todos». Le damos las gracias por haber hecho una Iglesia cercana. Por habernos hecho entender lo que supone la Iglesia en salida, en estos años que ha estado con nosotros. Y, también, se le recordará por ser el Obispo de la pandemia. Eso marca e  imprime carácter. Y, aunque creo que hay muchas cosas que vamos a recordar de usted, por ejemplo la feria de la fe, que fue será un momento inolvidable, creo que a ningún diocesano se nos olvidará, en mitad de la pandemia, la imagen de usted solo en el Santuario de la Virgen de la Cabeza y aquel diálogo con la Virgen Santísima, la Virgen de la Cabeza. Allí recogió usted el sentimiento de este pueblo que camina en Jaén. Por esto y por mucho más, y como signo de gratitud solo podemos hacer dos cosas: una confirmarle que vamos a seguir rezando por usted siempre y otra darle un fuerte aplauso”.

Con un caluroso aplauso y con un Don Amadeo visiblemente emocionado concluía la Santa Misa.

Finalmente, Monseñor Rodríguez Magro, firmaban en el libro de honor de la parroquia, ya como Administrador Apostólico de la Iglesia de Jaén.

Galería fotográfica: «Confirmaciones en la parroquia de Santa María de Torredonjimeno»

Compartir: