Más de doscientos mayores del movimiento «Vida Ascendente» celebran el jubileo de la Misericordia

Más de 200 miembros y simpatizantes de Vida Ascendente, venidos de toda la Diócesis, se han congregado para celebrar la  Fiesta del Mayor, en la plaza de Santa María y de la mano de su Consiliario, D. Facundo López Sanjuán, han entrado por la Puerta del Perdón a la Catedral para gana el Jubileo en este Año de la Misericordia.

Después en el salón de actos del seminario diocesano D. Juan Ignacio Damas López, párroco de Bailén, ha dado una charla titulada: “El Señor le había hecho una gran misericordia (Lc 1, 58).

La ancianidad como ámbito de la experiencia del amor misericordioso de Dios”.

A través de Abraham y Sara, de Elcaná y Ana, de Zacarías e Isabel que recibieron una gran misericordia de Dios y a pesar de su avanzada edad concibieron a Isaac, a Samuel y a Juan el Bautista respectivamente, nos hizo sentir la Misericordia que tiene el Señor por los Mayores y la enorme tarea que podemos desarrollar en la Iglesia a nuestra edad y con nuestros achaques.

A continuación se celebró la Eucaristía, presidida por el Sr. Obispo, D. Ramón del Hoyo,  y concelebrada por el consiliario de Vida Ascendente y otros cuatro sacerdotes de la diócesis.

En la homilía el Sr. Obispo destacó el papel fundamental de los mayores en la sociedad y en la Iglesia actual: “Quiero felicitar a Vida Ascendente porque son imagen de Simeón y de Ana, de José y María. A sus años buscan a Dios, incluso, con más fuerza que en otras etapas de la vida. Tienen más fuerza, más tiempo, más experiencia, más conocimientos… y por eso la vida de las personas mayores en la Iglesia es esencial”.

También recordó que en este día se celebra el Día de la Vida Consagrada y pidió al Señor por todas las personas que le han entregado su vida y, por Él, están al servicio de sus hermanos.

La jornada finalizaba con una comida fraternal.

Ver más fotos

 

 

 

Compartir: